La Comisión Europea (CE) ha defendido que se mantenga el «núcleo duro» de los agricultores y ganaderos activos en España con ayuda de la Política Agraria Común (PAC), ha asegurado este jueves 28 su representante en Madrid, Francisco Fonseca, quien cree que el sector agrario debe recibir otras ayudas al margen de la PAC.

El director de la Representación de la CE en España ha afirmado en una rueda de prensa virtual que «es esencial mantener el núcleo duro del 8% de la población española que es productor activo».

Además de garantizar la renta de esos agricultores, Fonseca ha subrayado que existen programas europeos que contribuyen a «orientar mejor la producción industrial» del sector agroalimentario, en línea con las estrategias de la Comisión a favor de una agricultura sostenible.

En ese sentido, Fonseca se ha mostrado a favor de garantizar «que en el mundo rural haya actividades financiadas por otros fondos europeos».

«Creo que el Gobierno español es muy consciente de la importancia de estar muy atento al mantenimiento de vida real en el campo español durante los próximos años», ha indicado el representante de la Comisión en respuesta a una pregunta sobre las críticas del sector agrario a la aplicación del principio de convergencia en la PAC.

Varias organizaciones agrarias y comunidades autónomas han rechazado los cambios introducidos por el Ejecutivo en el decreto que establece las normas de transición de la política agraria entre 2021 y 2022, hasta que entre en vigor en 2023 la reforma que están terminando de negociar las instituciones de la Unión Europea.

El Gobierno sostiene que la llamada «convergencia» entre las regiones se basa en la recomendación del reglamento comunitario transitorio y permite una aproximación entre los distintos importes de los derechos de pago que tiene cada agricultor para acercarlos hacia un montante medio.

(Foto principal: Euractiv.com)