La Comisión Europea ha confirmado que la Junta de Castilla y León no informó a la Comisión sobre las medidas para promover la flexibilización de los controles de tuberculosis bovina, y ha dado la razón al Gobierno español al considerar que esas medidas no cumplen con las normas pertinentes de la Unión Europea.

Por el contrario, la Comisión señala que el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación español sí informó oficialmente sobre los riesgos que estas medidas podrían tener para la sanidad pública y animal.

En respuesta a una pregunta planteada por los eurodiputados socialistas Iratxe García, Clara Aguilera e Ibán García del Blanco, el Ejecutivo comunitario insta a las autoridades españolas a vigilar y a tomar las medidas necesarias «para evitar una mayor propagación de la enfermedad» y «para proteger la salud pública y la sanidad animal en la UE».

En esa pregunta, los socialistas preguntaban si el Gobierno autonómico del PP y Vox habían informado previamente a la Comisión Europea sobre esos cambios y si se podía confirmar la alarma y el riesgo para la salud pública y animal provocada por la crisis ganadera en Castilla y León.

Cabe recordar que la propia Comisión Europea (CE) afirmó, en plena polémica sobre los controles y tras los serios incidentes ocurridos con el asalto de los ganaderos a las instalaciones de la Delegación Territorial de la Junta de Castilla y León, que la orden de la Junta de Castilla y León, que la flexibilización de los controles respecto a las medidas contra la tuberculosis bovina incumplía las normas de la Unión Europea (UE). «Las medidas tomadas por la región autónoma de Castilla y León no están en línea con una serie de provisiones de la UE sobre la tuberculosis bovina», según indicó a Efe una portavoz comunitaria.

Consulta la pregunta completa AQUÍ.