La caña de bambú representa ya el 77% de ventas dentro de las opciones que la compañía del sector verde, Grupo Projar, ofrece entre sus alternativas para entutorar árboles y cultivos. El auge de esta opción, durante los últimos años, se explica debido a que se trata de una alternativa 100% natural que da soporte y guía a cualquier tipo de cultivo, bien se trate de interior o de exterior.

Además, ofrece una gran resistencia y flexibilidad que puede variar en cuanto a su grosor y calibre, ya que su fabricación está hecha de un material vegetal.  Estos tutores cumplen toda una serie de requisitos desde que son recolectados, hasta que se preparan para su venta.

En un primer momento se lavan con agua y arena, uno a uno, se limpian las pequeñas ramas que salen de los nudos y se dejan secar al sol o en hornos hasta que la caña llega al nivel de humedad recomendado. Con posterioridad, se cortan a las medidas solicitadas, se clasifican, según grosores, se embalan en sacos de rafia y pasan un tratamiento de fumigación para conseguir, junto a la planta o árbol, su principal objetivo que es hacer de soporte para que éstas crezcan con la forma que los tutores les vayan dando.