Tras la Navidad, en Estepa toca hacer balance, tras una campaña marcada por las medidas de prevención pero con niveles de empleo que se han mantenido, a pesar de todo, y cifras de producción que, a pesar de haber bajado ligeramente, que han sido satisfactorias.

Como destaca el Consejo Regulador de las IGPs Mantecados de Estepa y Polvorones de Estepa, «hemos conseguido llegar, un año más, a las despensas de la mayor parte de los hogares españoles. Continuamos siendo líderes nacionales en producción de dulces navideños, con presencia de nuestros dulces en todas las grandes marcas de distribución nacional y en los pequeños comercios».

Desde los primeros días de septiembre, cuando comenzáaba la campaña navideña, han conseguido mantener sus dos objetivos clave: las cifras de empleo, que aunque no han llegado a cifras de años anteriores, sí han supuesto casi el pleno empleo en Estepa. Además, se consolida la producción de mantecados y polvorones de Estepa, que ha sido similar al pasado año.

Las fábricas amparadas por el doble marchamo de calidad de los Consejos Reguladores de las Indicaciones Geográficas Protegidas «Mantecados de Estepa» y «Polvorones de Estepa» se prepararon en este difícil 2020 para evitar que cualquier contagio pudiera tener incidencia en la producción, y con ello poner en peligro la campaña, con el siguiente perjuicio económico y laboral. Ya desde el mes de mayo se mantenían reuniones con las autoridades sanitarias para analizar las medidas de prevención y seguridad antiCovid, y durante la campaña ha sido casi diario el contacto con ellas. El Consejo Regulador y sus fábricas amparadas decidieron extremar las medidas de protección en todos los  centros de trabajo. De esta manera y gracias a la colaboración de trabajadores, proveedores, empresarios… se mantuvieron los centros de trabajo abiertos y la producción se elaboró sin ningún contratiempo.

 
En cuanto a los datos de empleo, en octubre se revelaba una importante bajada de la tasa de desempleo en Estepa gracias al comienzo de la campaña de mantecados. Las cifras de demandantes descendió en 654 personas, la mayor parte de ellas mujeres.

Los datos fueron menos halagüeños que los de 2019. La situación de pandemia que vivimos provocó una mayor incertidumbre también en nuestras empresas. A pesar de todo, se ha mantenido la mayor parte de los puestos de trabajo directos e indirectos (empresas de transporte, artes gráficas, envases, cartón, talleres mecánicos y demás industria auxiliar al sector del mantecado y el polvorón) que genera la industria entre septiembre y diciembre que en su mayoría, están ocupados por mujeres.

Sí hay que lamentar que la situación de confinamiento provocada por el Covid ha dejado un descenso casi total de visitantes y con él, de las ventas directas en las tiendas físicas de las empresas. Aunque, gracias a la iniciativa innovadora de todas las fábricas amparadas, este problema ha sido compensado gracias a la gran subida de ventas experimentada a través del comercio electrónico, instaurado ya en todas las marcas que ampara el Consejo Regulador de las Indicaciones Geográficas Protegidas del Mantecado y el Polvorón de Estepa.