El descenso de precios de la carne de vacuno ha hecho saltar todas las alarmas en un sector que ya estaba trabajando con unos márgenes de rentabilidad mínimos y así se lo ha comunicado EHNE-Nafarroa, hace un par de semanas, al Departamento de Desarrollo Rural.

Tratados de libre comercio que facilitan importar carne de todo tipo de precios y calidad (habitualmente peor),con la que compite nuestro producto, es la realidad de un mercado globalizado en el que nuestras marcas públicas no acaban de funcionar como quisiéramos. Todo este contexto, junto a la crisis económica agudizada por la pandemia sanitaria, es lo que ha causado una bajada de precios al ganadero, precios que, sin embargo, apenas han variado para el consumidor final de este producto.

CONSIDERA POSITIVA LA AYUDA DE 30 EUROS POR VACA NODRIZA QUE EL GOBIERNO DE NAVARRA HA APROBADO

Pero más allá de este contexto, considerans imprescindibledesarrollar, vigilar y aplicar la Ley de Cadena Alimentaria también en el sector vacuno de carne, ante los márgenes de rentabilidad mínimos y dado que se están dando casos en los que los productores tienen que vender por debajo del precio de coste, algo que prohíbe taxativamente la mencionada ley.

«Una vez más, es especialmente el ganadero quien, en términos de rentabilidad, sufreesta anómala situación,mientras el resto de agentes de la cadena alimentaria mayoritariamente mantienen sus márgenes. La situación que se vive actualmente en el sector es muy cruda, algunas explotaciones apenas son capaces de cubrir los costes de producción que se derivan del mantenimiento de su cabaña ganadera, una coyuntura insostenible para el millar de familias navarras que viven de ello», señala EHNE.

Este sindicato anuncia que seguirá trabajando y reivindicando allá donde haga falta precios justos para los productores, por considerarlos agentes fundamentales para la economía navarra y para la sostenibilidad de las zonas rurales.

EHNE Nafarroa considera, por otro lado, positiva la ayuda de 30 euros por vaca nodriza que el Desarrollo Rural y Medio Ambiente del Gobierno de Navarra ha aprobado e hizo pública este pasado martes para paliar en parte las consecuencias que esta bajada de preciosestá provocando en el sector, así como la agilidad y facilidad a la hora de tramitarse. Entendemos, en todo caso, que este tipo de ayudas no seríannecesarias si las administraciones competentes velasen por el normal funcionamiento del mercado de esta carne, en aplicación estricta de la citada Ley de Cadena Alimentaria, algo que también corresponde al Ejecutivo Foral.