La Unión de Agricultores y Ganaderos de Aragón, UAGA-COAG, ha mostrado su satisfacción por el fallo de la Audiencia Nacional que desestima el recurso presentado por Ecologistas en Acción contra la construcción del embalse de Almudevar, un fallo que permite que se pueda seguir construyendo obras hidráulicas.

UAGA apostó hace tiempo por la construcción de este tipo de embalses fuera del cauce de los ríos, con menor impacto en el territorio, porque las infraestructuras hidráulicas son imprescindibles para la modernización de los regadíos existentes y también para acometer los regadíos previstos.

Por esta razón y porque afecta directamente a los intereses de los agricultores, UAGA decidió presentarse como co-demandada en el recurso que Ecologistas en Acción presentó contra la Confederación Hidrográfica del Ebro por la construcción de Almudevar. Una obra que permitirá culminar los regadíos proyectados en Monegros II y por tanto, concluir el Sistema de Riegos del AltoAragón.

Tras el fallo de la Audiencia Nacional, la organización agraria celebra que se pueda seguir construyendo obras hidráulicas que permitan poner en marcha regadíos. Y como UAGA sigue apostando por la planificación hidrológica, por los beneficios económicos y sociales que aporta al territorio, también espera que el proyecto de Mularroya siga la misma senda.

SENTENCIA DE LA AUDIENCIA NACIONALEN LA QUE RECHAZA CADA UNA DE LA ALEGACIONES PLANTEADAS POR LOS ECOLOGISTAS

Tras el fallo de la Audiencia Nacional, la organización agraria celebra que se pueda seguir construyendo obras hidráulicas que permitan poner en marcha regadíos. Y como UAGA sigue apostando por la planificación hidrológica, por los beneficios económicos y sociales que aporta al territorio, también espera que el proyecto de Mularroya siga la misma senda.

Cabe destacar que la Audiencia Nacional ha rechazado el recurso interpuesto por Ecologistas en Acción-Huesca contra el proyecto de embalse de Almudévar, en una sentencia en la que avala cada uno de los argumentos del Ministerio de Medio Ambiente y de la Comunidad General de Regantes del Alto Aragón a favor de las obras.

En su sentencia, la sala de lo contencioso-administrativo de este tribunal rechaza la nulidad tanto de la resolución ministerial de marzo de 2017 de aprobación del expediente de información pública de la obra, como la de la Secretaría de Estado de Medio Ambiente de noviembre de 2012 de declaración de impacto ambiental positiva.

Una por una, la sentencia, recurrible en casación, rechaza cada una de las alegaciones planteadas por los ecologistas, entre ellas la referida a la vinculación de la obra a la del proyecto de regulación de Biscarrués, en el río Gállego, desestimada finalmente por la Audiencia Nacional.

El tribunal argumenta que la declaración de impacto ambiental de la obra de Almudévar, tras un «completo» análisis de las alternativas, «tal y como legalmente se exige», no considera «indisoluble ni inseparable» un embalse respecto del otro.

Además, añade que la sentencia sobre Biscarrués se fundamentó en razones «totalmente ajenas» a las planteadas en el recurso contra las obras del embalse de Almudévar.