La Asociación para la Conservación y Estudio del Lobo (Ascel), promotora de la inclusión de este animal en el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial (Lespre), asegura que se cumplen los requisitos legales para ello e insiste en que la legislación «es de obligado cumplimento para todos» aunque acepta y reconoce el enfado de los ganaderos porque «están en su libre derecho al pataleo, pero no pueden saltarse el procedimiento administrativo».

Fuentes de Ascel han recordado, en declaraciones a Efeagro, que presentaron la solicitud al Ministerio para la Transición Ecológica y Reto Demográfico en octubre de 2019 y en mayo de 2020 se publicó el dictamen de un comité de «19 científicos independientes» que recomendaba su inclusión del lobo en el Lespre.

Este dictamen, consultado por Efeagro, lo avala al entender que la «información disponible pone de manifiesto su importancia como patrimonio cultural, científico, así como los servicios ambientales que produce la presencia de este carnívoro en los ecosistemas naturales».

«LOS GANADEROS ESTÁN EN SU LIBRE DERECHO AL PATALEO PERO NO PUEDEN SALTARSE EL PROCEDIMIENTO ADMINISTRATIVO»

El Real Decreto 139/2011 de 4 de febrero, para el desarrollo del Lespre y el Catálogo Español de Especies Amenazadas, indica que para incorporar una especie en el listado habrá que aportar información científica justificativa, al menos, en relación al valor científico, ecológico, cultural, singularidad, rareza o grado de amenaza de la especie así como las referencias de los informes y publicaciones científicas utilizadas.

Ascel ha restado importancia al criterio de evolución de la población de lobos en la península: «No es cuestión de que haya tantos lobos o no, o de si está actualizado el censo».

«Si las organizaciones agrarias o cualquier estamento social considera que eso no es así, tendrá que seguir el mismo procedimiento administrativo», ha añadido.

«Están en su libre derecho al pataleo pero no pueden saltarse el procedimiento administrativo», han apuntado fuentes de Ascel.

Según esta asociación, «hay criterios aprobados y reglados» para la inclusión en el Lespre y el lobo «los cumple».

La legislación «es de obligado» cumplimento «para todos» por lo que «no puede haber estamentos que supediten su cumplimento sobre los intereses sectoriales».