Bodegas Vicente Gandía ha presentado sus resultados del año 2016. El crecimiento respecto al año 2015 ha venido determinado por el aumento del 14% en la facturación de sus marcas principales lo que ha proporcionado un aumento en los beneficios, antes de impuestos, de un 94% con un total de 3,3 millones de euros.

La empresa fundada en 1885 dirigida por Javier Gandía, miembro de la cuarta generación de la familia Gandía, cierra el ejercicio 2016 con una facturación de 32 millones de euros.

El gran éxito de su gama de espumosos bajo en alcohol y con un carácter delicado llamada Sandara, con un 68% de incremento de ventas, ha liderado el crecimiento de la bodega en 2016. Además el comportamiento de las marcas más relevantes de la compañía ha sido muy positivo, con aumentos en El Miracle del 30%, Hoya de Cadenas del 8%, Castillo de Líria del 2% y Nebla del 34%. Estas marcas son las más importantes para la bodega y definen la estrategia de futuro para la compañía.

Son conscientes que el público “millenial” es el futuro, por eso lo quieren cautivar, sorprender e incluso seducir

Bodegas Vicente Gandía exporta un 66% de su producción y destina un 34% al ámbito nacional, estando presente en 90 países de los 5 continentes. Los mercados donde mayor crecimiento ha tenido en este último año han sido en España 17%, Japón 54%, Canadá 19%, China 69%, Rusia 130%, Suecia 17% y México 138%. Además, países como Australia, Austria, Corea del Sur, Singapur o Israel han sido mercados que han despegado con importantes volúmenes de compra.

Los vinos de calidad enfocados a un perfil de consumidor joven es la clara apuesta de la bodega en los últimos tiempos “El consumidor joven es el futuro, nosotros apostamos por los vinos de calidad y por ellos. Por ahora solo podemos decir que el resultado de nuestro enfoque está siendo muy positivo. Queremos que el consumidor nos quiera y que tenga confianza en nosotros. La compañía lo tiene muy claro, quiere continuar creciendo centrada en producir vinos de calidad y al mismo tiempo innovadores.” -Javier Gandía-

El I+D está en el día a día de la compañía y por ello ha sido la primera bodega que ha decidido crear su propia sala de innovación llamada “Big Bang Innovation Room” donde desarrollan la mayoría de sus proyectos. Su principal objetivo es crear productos adaptados a las tendencias del consumidor y elevar al máximo exponente la industria del vino. De esta sala ya han salido proyectos a la luz como el famoso Sandara Mojito, un mojito con base de vino. Un producto innovador que no existía en el mercado y que ha tenido un éxito relevante.

Son conscientes que el público “millenial” es el futuro, esa generación tan desconocida y a la vez diferente. Es su público, a quien quieren cautivar, sorprender e incluso seducir. Sus últimas apuestas lo demuestran, la marca Sandara viene pisando fuerte, ahora han lanzado un nuevo formato mini, de 37,5cl dirigido principalmente al canal HORECA. Su otra apuesta es el nuevo vino “Con un Par Monastrell-Petit Verdot”, su nombre tan transgresor, su cuidado diseño y el estilo moderno del vino seducen por sí mismos.

La Bodegas Vicente Gandía que en 2014 fue galardonada como mejor bodega española por el prestigioso concurso internacional AWC Vienna apuesta también por las micro-elaboraciones con su proyecto “Peculiar Wines”, una aventura enológica que no deja indiferente a nadie. Dos de sus enólogos han dado con la clave y han sacado sus primeras dos micro-elaboraciones: “Uva Pirata” y “Ostras Pedrín”; con varietales, zonas, conceptos y packaging peculiares. Ambas con un mensaje peculiar en cada proyecto. La bodega por su parte ha querido ir un poco más allá y ha decidido invertir en depósitos de 16.000 litros que permitan hacer ediciones limitadas.