La falta de agua en algunas zonas de Castilla y León alarma a los agricultores por la posibilidad de que se instaure la sequía, quienes temen sus consecuencias en campañas como las de cereal, mientras que en el sureste del país las lluvias de los últimos días han supuesto un alivio y un buen «riego» para las huertas.

Fuentes de las organizaciones agrarias Asaja, COAG, UPA y la Unió han resaltado, en declaraciones a Efeagro, los beneficios de las precipitaciones en Murcia o la Comunidad Valenciana, así como el temor en las Cuencas del Duero o del Miño, en su valoración sobre el clima en estos momentos de la presente campaña.

Lluvias muy positivas para los cultivos de Alicante y Murcia

En Alicante, las lluvias de principios de semana han permitido ahorrar riegos, han sido recibidas como una «bendición» y han favorecido especialmente a los cítricos -a punto de entrar en floración- y a hortalizas como la alcachofa, el brócoli, las habas y también las patatas, según Asaja y La Unió.

El presidente de COAG en Murcia, Miguel Padilla, ha subrayado que, salvo casos puntuales, las precipitaciones han sido muy positivas para explotaciones de secano y de regadío, y que esta «foto» también se puede ver en la agricultura de Almería.

En el caso de los frutales, Padilla ha señalado que el agricultor está ahora pendiente del tiempo primaveral y, si no hay heladas, se espera una fruta de «buena calidad» por temperaturas de este invierno, l que dará un respiro a los cultivos tras la sequía sufrida.

Por el contrario, fuentes de Asaja han apuntado que en la Cuenca del Duero y del Miño la percepción es menos optimista respecto al agua almacenada y a la carencia de lluvias.

La ausencia de preipitaciones están provocnado dudas sobre cómo abordar algunos cultivos en Palencia

El secretario general de UPA en Palencia, Domiciano Pastor, ha asegurado que en la Cuenca del Carrión y en un área que abarca parte de cuatro provincias castellanoleonesas (Palencia, Burgos, León y Valladolid) la situación es preocupante e incluso «penosa» por la falta de agua.

Pastor ha apuntado que en los campos palentinos los agricultores están «muy retraídos», a la expectativa, y no saben cómo abordar cultivos como los de remolacha, maíz u otros cereales.

A su juicio, «no se daba desde hace 40 años» una sequía similar en esta zona y el panorama empieza a ser «alarmante», con «embalses al 50 %» y lluvias «mínimas» desde hace meses.

Incluso en algunas explotaciones de cereal el agricultor está optando por el barbecho o por pasarse a sembrar girasol, según UPA.

Incluso, el presidente de la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD), Juan Ignacio Diego Ruiz, ha advertido este jueves 16 en Arévalo (Ávila) de que habrá zonas de Castilla y León que sufrirán “algún tipo de restricciones” durante la campaña de regadío, teniendo en cuenta la situación de la sequía.