El grupo de trabajo sobre tuberculosis bovina en Salamanca ha trasladado la preocupación existente entre el sector ganadero ante los nuevos focos detectados en la primera vuelta de saneamiento, que acabó la última semana de julio. Por ello, se solicita al consejero de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural, Jesús Julio Carnero, que retome la labor en esta materia y se comprometa a hacer efectivas las medidas acordadas con Juan Carlos Suárez-Quiñones, quién asumió las funciones ante la ausencia de Carnero.

En la reunión mantenida este lunes, 30 de agosto, las organizaciones agrarias, asociaciones y entidades adscritas al grupo de trabajo han analizado en Salamanca el resultado de la primera vuelta en la campaña. Aunque el regreso del consejero Jesús Julio Carnero ha supuesto una alegría por mejorar su estado de salud (ya que contrajo el coronavirus y tuvo que ser ingresado hace unos meses) , se aprecia una cierta ausencia en las funciones, que probablemente esté ocasionada por el acúmulo de trabajo. Sin embargo, este sector asegura que no puede permitirse seguir con la indecisión a la hora de actuar ante los nuevos casos tras la primera vuelta de saneamiento.

Este grupo ha cumplido su labor a la hora de aportar mejoras a la campaña con la vista puesta en unos resultados que no se están apreciando. Además, la falta de información no sólo invade a los ganaderos, quienes no saben cómo actuar ante los positivos, sino, también, al grupo de trabajo, ya que aún se desconoce cómo se va a realizar la segunda vuelta. A éstos, se les suma las unidades veterinarias que carecen del conocimiento oportuno o de las nuevas normas si las hubiera, según informa Asaja Salamanca.

El descontento se acrecienta debido a que no se está incidiendo en un análisis profundo de la fauna salvaje ni se cuenta con un protocolo claro para su control.