La directora de la Agencia de Información y Control Alimentarios (AICA), Gema Hernández, ha defendido este miércoles que la Ley de la Cadena posibilita un escenario más favorable para luchar contra los desequilibrios de las relaciones comerciales en el sector ganadero.

Así lo ha expuesto durante su participación en una jornada organizada en Hoyazno (Cantabria) por las organizaciones agrarias Asaja, COAG y UPA y Aigas La Unión, en la que ha resaltado los derechos y mecanismos que ofrece dicha normal para salvaguardar los intereses de este sector, según ha informado el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) en un comunicado.

El objetivo de este encuentro era informar a los ganaderos de la zona sobre las funciones y competencias que tiene la AICA para luchar contra los desequilibrios en la ganadería.

En su intervención, Hernández ha recordado que la Ley de la Cadena plantea como infracción sancionable la destrucción del valor en la cadena, una práctica que es controlada por parte de la AICA.

PARA INSTRUIR LOS EXPEDIENTES SANCIONADORES POR LA DESTRUCCIÓN DE VALOR EN LA CADENA, LOS GANADEROS DEBEN APORTAR LOS COSTES DE PRODUCCIÓN ASUMIDOS

En esa línea, ha defendido la importancia de que todos los agentes implicados colaboren para acabar con los incumplimientos contractuales y las prácticas comerciales desleales.

Hérnandez ha incidido en que, para que la AICA pueda instruir los expedientes sancionadores por la destrucción de valor en la cadena, los ganaderos deben aportar los costes de producción que han asumido.

La directora ha insistido en que es importante que los ganaderos y operadores denuncien el incumplimiento de las condiciones acordadas con los compradores o cualquier práctica abusiva, ya sea ante la AICA o el organismo competente de la comunidad autónoma.

Las denuncias deben incluir la identificación del denunciante y del denunciado y aportar la documentación que acredite los hechos.

Desde su creación y hasta el 30 de junio de 2021, la AICA ha llevado a cabo cerca de 1.000 inspecciones en el sector lácteo (el segundo sector, tras el de frutas y hortalizas en su conjunto), en todos los eslabones de la cadena de valor, que se han traducido e 365 sanciones.