La apicultura gallega continúa demostrando su importancia dentro del sector agrícola de la comunidad, constituyendo una nueva posibilidad de negocio sostenible real, con una renta en crecimiento. Los profesionales gallegos han dado un paso de gigante de cara a poder vivir del rural y en rural gracias a la firma de estos contratos promovidos por la Agrupación Apícola de Galicia.

La empresa Mieles Anta, S.L. , la mayor productora y envasadora de miel de la comunidad, ha sido la primera en firmar estos contratos con los apicultores gallegos a los que les garantiza  la compra de  su producción de  miel y permite a la empresa la comercialización y la apertura de nuevos mercados para este alimento que cada vez está teniendo más demanda a nivel mundial.

Se trata del primer contrato de este tipo que se establece para los productos apícolas

El documento ya ha sido rubricado por más de una veintena de apicultores de Lugo y Ourense que cumplen con los requisitos  y se espera que se unan muchos más. A través de los contratos, se fijan y garantizan un precio tanto de la miel como de polen o propóleos con una duración que oscila entre los 3 y los 5 años, a escoger por el vendedor.

Los productores, deben cumplir unos requisitos de calidad por ello sólo se aceptarán a los apicultores que se encuentren al amparo de la denominación de calidad IGP Miel de Galicia. La comercialización implica un mínimo por colmena de 15 kilos por colmena, permitiendo que el resto de la producción lo destinen según consideren oportuno. Este es un contrato respetuosos con el sector productor y envasador que contempla los intereses de ambos. Se trata del primer contrato de este tipo que se establece para los productos apícolas constituyendo una clara manifestación de la importancia del sector apícola en Galicia. El precio asegurado es de 3,85 euros más IVA el kilogramo —a la espera de fijar cláusulas para mieles monoflorales.

Otro de los productos apícolas en alza es el polen, ya que este producción ha pasado de ser anecdótica a tener valor comercial. Con el objetivo de incrementar la producción, se proporciona a los apicultores asesoramiento de cómo hacerlo y, si es necesario, las infraestructuras necesarias. Se trata del segundo producto apícola en importancia y cada vez es más demando por los consumidores por sus propiedades nutritivas.

Los contratos ha sido promovidos por la Agrupación Apícola de Galicia, con el aval de la Indicación Geográfica Protegida Miel de Galicia y suponen una apuesta clara de desarrollo en el rural gallego en general y la apicultura gallega en concreto, en un mercado en constante crecimiento y altamente valorado.