La Agrupación Apícola de Galicia ha presentado Belacolmea, una línea de productos naturales a base de Miel de Galicia con Indicación Geográfica Protegida que promete revolucionar el sector de la cosmética. El acto de presentación tuvo lugar en el Centro Internacional de Acogida al Peregrino de Santiago de Compostela y contó con la intervención de Cecilia Pereira Marimón, Comisaria del Xacobeo 2021; Segundo L. Pérez López, Canónigo Delegado de Peregrinaciones; José María Seijo, presidente de la Agrupación Apícola de Galicia; y Ester Ordóñez, veterinaria de la Agrupación Apícola de Galicia y presidenta del Consejo Regulador de la IXP Miel de Galicia, que respalda esta apuesta por la apicosmética.

Como bien explicaron desde la Agrupación, Belacolmea nace como una línea de apicosmética especialmente formulada para el cuidado de la piel, buscando la prevención y solución de todas las alteraciones que esta pueda sufrir, a través de planteamientos naturales específicos. Entre las bondades de sus bálsamos y créemelas destaca que concentran los beneficios terapéuticos de los productos de la colmena, además de ser aptos para todo tipo de cutis, especialmente para pieles sensibles o con tendencia a la deshidratación.

Además, los apicosméticos de la firma cuentan con el poder de la Miel de Galicia, heredando de él su capacidad energética y sus propiedades antisépticas, antioxidantes y rexeneradoras, perfectas para paliar los dolores y las molestias que sufren muchos peregrinos tras largas caminatas. Belacomea estará formada por toda una gama de productos destinados al cuidado corporal, la nutrición y la reparación de la piel de zonas concretas, como son: bálsamo para pies, ApiReparador bálsamo corporal, ApiDor bálsamo corporal, jabón natural de miel y própole, crema reparadora de manos y uñas, créema facial anti-edad y crema corporal enriquecida. La línea idónea para todas las personas que quieran llevar un estilo de vida más natural.

La Agrupación Apícola de Galicia les recordó a los presentes que la apicultura, en términos generales, y la miel en concreto están profundamente asentados en Galicia desde tiempos inmemoriales, constituyendo una importante parte de su patrimonio cultural, botánico y etnográfico. Sin embargo, también se estrecharon lazos entre la apicultura y el Camino de Santiago a lo largo de la historia, puesto que todos los caminantes que atravesaban estas tierras se beneficiaban de los productos apícolas, sirviéndose de su poder estimulante, de curación, cicatrizante y refrescante como remedio.