Desde el Consejo Regulador de las IGP Aceitunas Manzanilla y Gordal de Sevilla han mostrado su indignación ante la noticia de que la aceituna de mesa se queda fuera, de nuevo, de las ayudas acopladas de la PAC anunciadas por el Ministerio de Agricultura.

Cabe recordar que, hasta 2020, la aceituna de mesa no podía recibir ayudas acopladas de la PAC, , debido a un error histórico incluido en los reglamentos comunitarios en los que se citaba al aceite de oliva en lugar de al olivar, impidiendo de este modo que el sector del verdeo pudiera optar a estas ayudas.

«Pues una vez más nos vemos seriamente perjudicados, por unas injustas medidas que vienen a agravar, más si cabe, la difícil situación por la que atraviesa el olivar de mesa tradicional, haciendo hincapié especialmente en el de verdeo, recolección manual, actualmente en riesgo de abandono por su baja rentabilidad económica», señala la IGP en una nota de prensa.

En este sentido, consideran que Sevilla se vería muy afectada, al tener casi el 60% de la producción de aceituna de mesa nacional, de verdeo, destacando las variedades de mesa por excelencia Manzanilla y Gordal, de las cuales aproximadamente el 50 %, ya están bajo el paraguas de las Indicaciones Geográficas Protegidas Aceitunas Manzanilla y Gordal de Sevilla.

Estas IGP protegen y defienden el desarrollo rural, el medio natural, la sostenibilidad ambiental, la fijación del empleo al territorio, el relevo generacional de un cultivo tradicional, como una nueva oportunidad de negocio, la diferenciación por calidad y origen de la aceituna de mesa sevillana, entre otros.

Por ello, no entienden «esta medida de última hora, donde de nuevo se perjudica al sector más débil y necesitado y por el que tanto luchan, día a día los agricultores, por sacar adelante un producto que tanto empleo y riqueza trae a las zonas rurales de Sevilla y Andalucía».