La carrasca milenaria de Lecina (Huesca), una de las encinas más viejas y monumentales del mundo, recibió este jueves 28 el diploma que la reconoce como Árbol del Año 2021. Esta distinción le permitirá competir en el certamen European Tree of the Year, donde participan viejos y muy simbólicos ejemplares monumentales de 14 países europeos.

«Estamos muy orgullosos de que nuestra encina sea la representante española y esperamos que gane», ha declarado la alcaldesa del municipio, Carmen Lalueza.

Con una altura de 16 metros, siete de tronco y una edad desconocida pero que se supone superior a los mil años, la abuela de las encinas de Lecina es un árbol famoso en la turística comarca de la Sierra de Guara. Muy visitada, se conoce popularmente como «La Castañera» por el gran tamaño y buen sabor de sus bellotas. En 2015 fue declarada árbol singular de Aragón, protección regional que garantiza su cuidado.

«La Carrasca de Lecina es un ser vivo único e irrepetible, y al mismo tiempo un referente cultural en toda la zona que merece nuestro respeto y proclamación como Árbol del Año 2021», explica Susana Domínguez, presidenta de Bosques Sin Fronteras, la asociación promotora de este peculiar concurso en España.

Cuenta con la colaboración de FSC España, cuyo director Gonzalo Anguita destaca la importancia de los altos valores de conservación del arbolado monumental en una correcta gestión forestal sostenible. «Nuestros estándares garantizan la protección de los árboles singulares como elementos fundamentales del bosque pues son verdaderos reductos de biodiversidad además de tener una gran importancia cultural».

Cuenta la leyenda que las brujas bailaban alrededor de esta carrasca en los tiempos en que supuestamente poblaban la Sierra de Guara. Mil años después, la unión y el cariño de sus vecinos es la razón de que continúe en pie, bien conservada, en este pequeño pueblo del Alto Aragón de tan solo 13 habitantes.

El acto de entrega del diploma a la encina coincide con la celebración del Día Mundial por la Reducción de las Emisiones de CO2. En este sentido, Susana Domínguez calcula que la carrasca de Lecina almacena en su gigantesca estructura vegetal más de 40 toneladas de carbono, peculiaridad que la convierte en herramienta de lucha contra el cambio climático.

El árbol de Huesca fue el más votado en un concurso al que se presentaron 10 grandes ejemplares más de otras provincias. Logró casi 10.000 votos, muy por delante de las moreras en la Cala del Moral (Málaga), El pino de La Baia (Elche) o la garrofera del Bovalar de Alaquàs (Valencia).

A partir del 1 de febrero se podrá votar por el candidato español a través de la web Tree of the Year. La alcaldesa anima a hacerlo, pero también a acercarse a Lecina y conocer esta famosa carrasca milenaria. «Su fama ya trasciende fuera de Aragón y de España, pues todos los que la ven se quedan asombrados. Es un símbolo para la comarca».

El concurso Árbol del Año está organizado por Bosques sin Fronteras con la colaboración del Ministerio de Agricultura, Pesca, y Alimentación, FSC España y la Fundación Feuvert.

Más información sobre la abuelas de las encinas de Lecina: https://arboleuropeo.es/carrasca-milenaria-de-lecina-huesca/
Página de la votación europea: https://www.treeoftheyear.org/