La difícil situación que atraviesa el campo extremeño, con un descenso de la rentabilidad por los bajos precios, se ha visto reflejada también en una caída de la inversión en maquinaria agrícola por parte de los agricultores y ganaderos extremeños, según ha manifestado a Efe el presidente autonómico de COAG, Juan Moreno.

El dirigente agrario ha insistido en que la disminución de la rentabilidad viene acompañada de un aumento de los costes de producción, lo que hace «muy difícil» afrontar inversiones en el campo.

Según datos de COAG, la caída de las matriculaciones de vehículos agrarios fue de entre un 10 y un 15 por ciento en la comunidad extremeña durante 2019, en relación al año anterior, unas cifras que entran dentro de la media nacional, donde la venta de maquinaria agrícola ha caído un 14,2% en 2019.

La desaceleración económica también influye en este descenso, «similar» al que se ha experimentado en otras comunidades autónomas, ha apuntado.

«más allá de las buenas palabras de la Unión Europea y del Gobierno central, se necesitan hechos»

La crisis que vive el sector se ha dejado notar en la adquisición de tractores y resto de maquinaria en Extremadura y toda España, elementos «muy necesarios» para el trabajo de los agricultores.

Un hecho que es «un ejemplo más» del «complicado momento» por el que pasa el campo extremeño, y al que Juan Moreno ha sumado cuestiones como los aranceles impuestos por Estados Unidos (EEUU) y la «incertidumbre» respecto al Brexit.

En el primero de los casos, ha afirmado que «más allá de las buenas palabras de la Unión Europea y del Gobierno central, se necesitan hechos» para frenar la decisión tomada por el Gobierno de Donald Trump e impedir que continúe este año.

Y sobre el Brexit, considera que pese a los mensajes de tranquilidad lanzados por la Junta de Extremadura, «puede tener repercusiones» a corto y medio plazo, por lo que hay que estar «muy atentos» para que «nuestra agricultura no se vea perjudicada».