El lobo es una especie protegida al sur del río Duero, según la legislación europea, por lo que el consejero de Fomento y Medio Ambiente de Castilla y León, Juan Carlos Suárez-Quiñones, ha pedido a Europa que cambie el régimen para que sea una especie gestionable, ya que «los ataques al ganado no descienden».

El consejero ha hecho estas declaraciones a los medios durante su visita a Segovia para presentar el programa ‘Rehabitare’ y ha insistido en que cambiar el régimen es la «única solución» ya que «la ley no se corresponde con la realidad porque el lobo tiene un desarrollo desmesurado en gran parte de Castilla y León».

«no se puede consentir que el hombre desaparezca del medio rural porque se ataque su medio de vida»

En este sentido, ha recalcado que «no se puede consentir que el hombre desaparezca del medio rural porque se ataque su medio de vida» y por eso la Consejería ha cambiado el sistema de indemnizaciones pasando de un plazo de doce meses para la tramitación a una media de entre 18 y 25 días.

También se han puesto en marcha medidas preventivas como la cesión de perros mastines en los lugares en los que sea adecuado para el cuidado del rebaño o la financiación de los cerramientos, aunque ha reconocido que tanto los ganaderos como la Junta lo que quieren es que «los daños no se produzcan porque es un recurso primario muy relevante en la comunidad».

El motivo de la visita de Suárez-Quiñones a Segovia ha sido la firma con los alcaldes de seis municipios de la provincia de un convenio de colaboración para la rehabilitación de viviendas en el medio rural, con el objetivo de que formen parte del parque público de casas destinadas al alquiler social.

Este programa, que pretende la fijación de población en el medio rural y dar posibilidades de vivienda a quien lo necesita, actuará en cerca de 60 viviendas de la región con una partida de dos millones de euros.