La Asociación de Comunidades de Regantes de Andalucía (Feragua) ha celebrado este miércoles 19 su Junta General en las Bodegas González Byass de Jerez de la Frontera, que ha decidido por aclamación la continuidad de José Manuel Cepeda al frente de esta asociación, la más representativa del regadío andaluz.

El reelegido presidente de Feragua afrontará su tercer mandato con la mira puesta en las soluciones para aminorar los daños de la sequía actual, así como en las inversiones hidráulicas necesarias para evitar el impacto fatal de la próxima sequía sobre el regadío.

«Las sequías no son prevenibles, pero sí lo son los daños que causa sobre la agricultura y la triste realidad es que en Andalucía se ha hecho muy poco para aumentar la garantía de agua en los últimos diez años, a pesar de que en ese tiempo, con la excepción de 2018, hemos tenido unos años muy secos», ha afirmado el presidente de Feragua.

Como medidas urgentes, Feragua está en contacto con las administraciones competentes de las cuencas andaluzas para solicitar la activación urgente de los pozos de sequía, la agilización de los trámites para la cesión de derechos sobre agua y un plan de balsas de riego para el aprovechamiento de las aguas de escorrentías.

«La ejecución de balsas ya no nos va a ayudar en esta campaña, pero sí podría hacerlo para la que viene y las próximas, pues permitiría a las comunidades de regantes y regantes particulares aprovechar las escorrentías que se generan con las lluvias y guardar agua para atender las demandas de cultivos, y son además infraestructuras con una tramitación ambiental menos exigente y compleja», ha manifestado Cepeda.

Más a medio y largo plazo, el presidente de Feragua ha demandado inversiones en modernización de regadíos, regeneración, desalación y también nuevas presas, destacando las aprobadas en los planes hidrológicos, como se hizo en España en los 80 con un decreto que las consideró obras prioritarias y urgentes.

«Hay que acabar ya con la leyenda negra que rodea a las presas y sobre todo con esa imagen de infraestructuras del pasado franquista, porque además la realidad es que nunca se hicieron más obras de regulación en Andalucía que con el Gobierno socialista de Felipe González, que las tramitó por la vía de urgencia ante la atroz sequía que sufrimos entre los años 1979 y 1983 y que recuerda a la que vamos a sufrir en esta campaña, donde las restricciones van a ser las mismas que tuvimos en el 95», ha manifestado Cepeda.

El presidente de Feragua ha añadido en este sentido que resulta «una vergüenza» que desde 2013 no se haya terminado una sola obra de regulación en Andalucía y que la única que se inició (la presa de Alcolea, en Huelva) haya sido detenida sine die por el Gobierno central. «A los regantes nos parece un verdadero escándalo que los planes hidrológicos se conviertan en papel mojado, que se aprueben y recojan obras hidráulicas que luego no se ejecutan, que ni siquiera sean iniciadas en su tramitación, ¿de qué sirven entonces, son los planes hidrológicos la triste demostración de que en España el papel lo aguanta todo?», se pregunta.

TRASPASO DE LAS COMPETENCIAS DE BREÑA II Y ARENOSO    

El presidente de Feragua demandará a las administraciones soluciones para aminorar los costes crecientes que soporta el regadío, incidiendo en particular en el traspaso de competencias a la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir de las presas de Breña II y Arenoso, que ahorraría a los regantes un IVA anual de 2,5 millones, además de la repercusión de menores costes de gestión de los que ahora mismo carga Acuaes, la empresa pública encargada de esa explotación.

Asimismo, considera esenciales medidas de apoyo al regadío para paliar el incremento de los costes eléctricos e incentivos y ayudas para favorecer el autoconsumo y la transición a las energías limpias de las comunidades de regantes.

José Manuel Cepeda ha valorado el aseguramiento del proyecto de modernización del arroz como el mayor avance en infraestructuras para el regadío andaluz de sus ochos años de presidencia al frente de Feragua, tiempo durante el cual esta asociación ha aumentado su representación en 40.000 has hasta llegar a las 325.000 has, reforzando así su liderazgo como la primera asociación de regantes de Andalucía.