La Confederación de Mujeres del Medio Rural (CERES) desarrolla durante el mes de octubre un ciclo de jornadas estatales de carácter informativo sobre las posibilidades que ofrecen las políticas de desarrollo rural para las agricultoras y ganaderas. “Detectamos que hay cierto desconocimientos sobre las medidas que recogen las políticas de Desarrollo Rural. Las hemos estudiado a fondo con técnicos especialistas y ahora queremos dar a conocer toda su dimensión. Hablamos de un segundo pilar de la  PAC en el que  se pueden encontrar incentivos para la mejora de las explotaciones agrarias, para la inversión y la innovación, para el cambio hacia la agricultura ecológica y también hacia la diversificación hacia otras economías más allá del sector primario”, ha subrayado Inmaculada Idañez, Presidenta de CERES y responsable del Área de la Mujer de COAG.

Bajo el título, “Mujer y Desarrollo Rural, del Plan a la Acción”, el contenido de las jornadas no sólo recoge ponencias informativas sobre las líneas de ayudas disponibles para agricultoras y ganaderas sino posibilidades reales de influir de forma decisiva en la orientación de estas políticas mediante la participación en los órganos de decisión y gestión territorial (PDRs), organizaciones agrarias y Grupos comarcales de Desarrollo Rural.

Además, expertos/as con una dilatada experiencia en este ámbito desarrollaran la figura del asesoramiento de explotaciones y cómo puede ayudar a la modernización e innovación en las explotaciones agrarias gestionadas por mujeres. “Las mujeres soportan la mayor parte del trabajo no remunerado en los núcleos familiares y los cuidados de otras personas. La innovación puede suponer una mejora en la conciliación de sus trabajos con sus vidas personales. Es el camino para conseguir nuevas incorporaciones y una mayor participación de las mujeres en el tejido económico y social de nuestros pueblos” ha argumentado Idañez.

Para visualizar claramente el impacto de estas medidas, se cuenta con ejemplos de iniciativas empresariales lideraras por mujeres en el ámbito rural que han contado por el apoyo económico y el asesoramiento de los programas FEADER y LEADER. Todo ello complementado con una serie de talleres muy prácticos en los que se desarrollan dinámicas sobre liderazgo. Asimismo, se elaboran planes de acción para la organización de mujeres ya que la incidencia en todos los niveles (político, civil, social, económico) es fundamental para ir eliminando la desigualdad y  fomentar el asociacionismo.