Francisco Seva Rivadulla / Periodista Agroalimentario Internacional

A lo largo de mi trayectoria profesional, he tenido el enorme privilegio de conocer a grandes profesionales y auténticos caballeros de la citricultura española, y sin duda alguna, uno de ellos ha sido D. Joaquín Perales Pérez, fundador de la empresa de cítricos Perales y Ferrer.

Conocí a Joaquín en Orihuela (Alicante), mi tierra natal, y me llamó la atención la gran pasión y el profundo conocimiento que tenía del mundo citrícola, pero además tenía grandes cualidades, que son difíciles de encontrar hoy en día, una enorme inteligencia y un “gran amor” por el negocio citrícola. A estas dos, se unía que era una gran persona y un hombre con enormes valores humanos, lo que lo convertía en una persona extraordinaria en muchísimos aspectos, pero además, era un gran empresario que amaba al sector de los cítricos. Por eso, ha sido y será un Gran Caballero de los Cítricos de España, de los que ya no abundan en este sector.

Pero además de los expuesto anteriormente, ha sido un pionero en la exportación de los cítricos y un empresario valiente que quiso llevar sus cítricos  y su empresa a distintos mercados de todo el mundo, por todo ello, tenía y tendrá siempre mi gran admiración y respeto. Como periodista especializado en el sector agroalimentario, conocía perfectamente el referente empresarial de Perales y Ferrer, una gran empresa con una potente internacionalización, y que sin ninguna duda, es una firma líder en la exportación de cítricos de alta calidad, y con unas marcas de un grandísimo prestigio tanto en el mercado nacional como en los mercados exteriores.

Joaquín Perales pasará a la historia por haber contribuido enormemente al crecimiento del sector citrícola español, pero especialmente por haber creado una empresa que ha enriquecido muchísimo a la economía agroalimentaria de la provincia de Alicante. La gran calidad y seguridad alimentaria de sus cítricos y su expansión internacional, son algunos de los motivos por los que Perales y Ferrer ha marcado “un antes y un después” en la citricultura española.