La Guardia Civil ha investigado penalmente al titular de una explotación ganadera situada en el término municipal de Herguijuela (Cáceres) como supuesto autor de un delito de abandono y maltrato animal, al no proporcionar los cuidados ni la alimentación necesaria a su rebaño de cabras, provocándoles la muerte.

Las actuaciones, llevadas a cabo por una patrulla del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de Trujillo, comenzaron tras tener conocimiento de la existencia de cadáveres animales en una explotación ganadera de Herguijuela.

Así, el pasado 19 de septiembre, los agentes del se trasladaron hasta la citada explotación, donde verificaron la existencia de varios cadáveres en el rebaño de cabras en descomposición junto a una nave.

También observaron, diseminados por toda la parcela, numerosos restos óseos, encontrando únicamente tres animales vivos en el interior de un cerramiento metálico, los cuales carecían de cualquier tipo de alimento.

LA EXPLOTACIÓN CONTABA CON UN CENSO DE MÁS DE 200 CABEZAS DE GANADO CAPRINO, Y HASTA NOVIEMBRE DE ESE AÑO HABÍAN DESAPARECIDO 182 ANIMALES

A la vista de los hechos, los agentes realizaron una nueva inspección en la explotación ganadera, acompañados por veterinarios adscritos al Servicio de Sanidad Animal de la Junta de Extremadura, contabilizando un total de quince cadáveres de animales en distintas fases de descomposición.

También constataron que las instalaciones carecían de condiciones higiénico-sanitarias que pudieran impedir la propagación de enfermedades.

Según ha detallado la Guardia Civil, a fecha 1 de enero de 2022, la explotación contaba con un censo de más de 200 cabezas de ganado caprino, y hasta noviembre de ese año habían desaparecido 182 animales, sin que por su titular hubiera sido expedida la correspondiente guía de salida desde esa explotación.

Asimismo, desde el mes de noviembre de 2022, y hasta la fecha de la inspección, faltaban otros 43 animales, muchos de los cuales han sido hallados muertos en el interior de la finca.

Tras realizar gestiones con los Servicios Veterinarios de la Junta, para constatar si habían recibido comunicación por parte del titular de la explotación de una alguna posible epizootia y si los animales muertos y ausentes habían sido dados de baja en la explotación, los agentes averiguaron que no constaba comunicación alguna al respecto.

Por todo ello, los agentes procedieron el pasado 29 de septiembre a la investigación penal del titular y responsable de la explotación de ganado caprino como supuesto autor de un delito contra los animales, al no proporcionar los cuidados ni la alimentación necesaria a los mismos, provocándoles la muerte.

Las diligencias instruidas han sido puestas a disposición del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción, en funciones de guardia, de Trujillo.