Un nuevo caso de maltrato animal que le ha cotado la vida a 20 ovejas tras ser abandonadas. Dos hombres de 43 y 46 años han prestado declaración ante la Guardia Civil como investigados por sendos delitos de maltrato animal tras el hallazgo de 20 ovejas muertas y un cordero deshidratado en las dos fincas que ambos atendían en las localidades de Poo y Pancar, en Llanes, según ha informado el Instituto Armado.

Agentes del Seprona se desplazaron el pasado sábado, día 8, a una finca ubicada en Poo de Llanes tras recibir un aviso donde se alertaba de la existencia de varias ovejas muertas y al llegar al lugar localizaron también un cordero de unos tres meses aún con vida, pero con síntomas de desnutrición o deshidratación. Pese a los intentos por salvarlo, ya que incluso fue cedido a la ONG Mundo Vivo, finalmente el animal acabó pereciendo.

La Guardia Civil contabilizó veinte ovejas muertas, unas recientemente y otras en avanzado estado de descomposición y sin que en la finca se hallaran restos de bebida, lo que pudo llevar a los animales a su estado de deshidratación.

El vecino de Llanes que atendía la finca prestó declaración este miércoles como investigado por la muerte de tres cabras y la desnutrición de otras cinco.

Apenas 24 horas después los agentes se trasladaron a otra finca, en la localidad llanisca de Pancar, donde aparecieron cinco cabras que carecían de bebida y dos cabras muertas recientemente así como los restos de, al menos, una tercera.

Además, los agentes localizaron al encargado de la finca que en ese momento estaba destruyendo con un tractor un cobertizo, que también prestó declaración como investigado ante los agentes.

La asociación Mundo Vivo se ha hecho cargo de los animales vivos, según han informado las mismas fuentes.

(Fotos: Mundo Vivo)