La Asociación de Ganaderos 19 de Abril ha animado a todo el sector a presentar alegaciones al proyecto de Real Decreto que establecerá las normas básicas de ordenación de las explotaciones de bovino antes de que finalice el plazo,que se encuentra en fase consulta pública hasta el 10 de noviembre..

El colectivo recuerda que el borrador plantea diferentes y numerosas exigencias para las explotaciones de vacuno «sin diferenciar de forma clara y concreta la definición de ganadería extensiva y ganadería intensiva». Propone medidas en bloques sobre infraestructuras, equipamiento, manejo, gestión, bienestar animal, identificación y registro, responsabilidades y obligaciones, mezclando requisitos para explotaciones de pastos, cebaderos, carne, leche, mixtas, etc, explotaciones «que nada tienen que ver entre sí, a veces con una redacción que da lugar a errores e incluso que se contradice.
La regulación del sector vacuno necesita una clara diferenciación de los sistemas extensivos e intensivos y a partir de ahí, concretar los requisitos básicos para cada uno de ellos».

Asimismo, insisten en que la norma recoge que las explotaciones mantengan una distancia mínima de 500 metros respecto a otras explotaciones, almacenes de estiércol, fosas de purines, etc, es uno de los principales requisitos que propone el borrador, «prácticamente imposible de cumplir en muchas zonas y que podría dificultar la creación de nuevas explotaciones e incorporación de jóvenes al sector. Tener que variar las zonas de alimentación y suministro de agua no siempre es posible, obligar a las explotaciones situadas en zonas de especial incidencia a instalar bebederos y comederos diseñados específicamente para limitar el contacto con las diferentes especies, sería difícil en las ganaderías de extensivo con contacto permanente con la fauna silvestre, que campa a sus anchas entre el ganado y que causa graves problemas como la Tuberculosis. Disponer de estercoleros cubiertos o cumplir con la capacidad de almacenamiento propuesta para éstos, son entre otros muchos requisitos que el borrador propone, de difícil aplicación en la práctica», señala la organizacion.


Por esto, la Asociación está trabajando para presentar alegaciones puesto que, «es muy importante que el sector se implique y haga llegar las aportaciones oportunas ahora que el borrador se encuentra en fase de consulta pública y no cuando ya no haya vuelta atrás y nos afecte de lleno».