El pasado viernes la Unión Europea firmó un nuevo tratado comercial con EEUU que incrementa sustancialmente el acceso de carne americana a los mercados europeos.  Esto ha provocado el enfado y ha sorprendido a los ganaderos, que carecen de información sobre el mismo, habiéndose mantenido oculto y se ha firmado de espaldas al sector, según denuncia COAG.

Los exportadores de carne de vacuno de EEUU se han asegurado una cuota de 35.000 t. dentro del contingente general de carne sin hormonas que se mantiene sin cambios en un total de 45.000 t.  La UE ha recolocado esta cuota de carne sin hormonas hacia los EEUU y ha dado a los países de Sudamérica que tenían esta cuota, la concesión de 99.000 t. adicionales establecidas en el Acuerdo de Mercosur.

Para Miguel Blanco, Secretario General de COAG, “este Acuerdo sigue la pauta de otras negociaciones con EEUU, dónde se han hecho concesiones tan importantes como permitir el uso de ácido láctico para desinfección de canales.  Está en juego nuestro modelo de producción y el mantenimiento de nuestra cabaña de vacuno. Este modelo cumple los más elevados estándares de calidad del mundo y las exigentes normas europeas de medio ambiente y bienestar animal”.

“Exigimos a las Administraciones Europeas y de nuestro país información detallada sobre los pormenores de este Acuerdo y el alcance del mismo”, ha concluido Miguel Blanco.

EEUU había amenazado con imponer aranceles a las importaciones de coches europeos, por lo que este acuerdo sobre la carne americana puede considerarse una concesión para tratar de apaciguar las diferencias comerciales entre ambos bloques. “No cabe duda que los productos agro-ganaderos vuelven a utilizarse como moneda de cambio. Los ganaderos han vuelto a ser sacrificados para favorecer los intereses de otros sectores”, señala COAG.

provacuno advierte de que Aunque la carne de EEUU esté libre hormonas, no cumple el resto de estándares de la UE

Por su parte, el director de la Interprofesional de la Carne de Vacuno (Provacuno), Javier López, ha asegurado que aunque “teóricamente” las importaciones de carne americana  desde EEUU en los próximos siete años estarán libres de hormonas, no cumplen con el resto de estándares de calidad exigidos a los productores europeos tras el acuerdo firmado entre EEUU y la UE.

Según el director de la Interprofesional, el pacto les afecta en la medida en que esa carne importada “no cumple exactamente” con las exigencias a los ganaderos comunitarios.

A su juicio, el hecho de que EEUU se convierta en socio preferente para ese contingente de carne no tiene por qué afectar a los precios dentro de la UE.

Los más afectados serán países como Australia o Nueva Zelanda que se han quedado o rebajado su cuota con la UE: “Supongo que les llevará al cabreo y protestarán de alguna manera”, ha apuntado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here