La Xunta ha criticado este jueves la propuesta de reparto de fondos para paliar los daños por ataques del lobo en el sector agroganadero y ha defendido que los criterios para distribuir ayudas deban tener en cuenta el número de manadas en cada comunidad y el de cabezas de ganado en régimen extensivo y semiextensivo.

Así se lo ha trasladado, según informa el Gobierno gallego en un comunicado, la directora general de Patrimonio Natural, Belén do Campo, a la directora general de Biodiversidad, Bosques y Desertización del Ministerio para la Transición Ecológica y Reto Demográfico, María Jesús Rodríguez, con quien se ha reunido por videoconferencia.

En dicha reunión han participado representantes de los ejecutivos autonómicos de Galicia, Asturias, Cantabria y Castilla y León; cuatro territorios que -subraya la Xunta- «concentran el 95% de los ejemplares de lobo ibérico de todo el país».

Por este motivo, la Administración gallega insiste en que deben ser las beneficiarias de la gran mayoría de ayudas que el Gobierno central pretende conceder para mitigar los daños causados por los cánidos al sector ganadero.

De igual forma, «se debe tener en cuenta el número de cabezas de ganado en extensivo y semiextensivo en cada región», dado que la propuesta del Ministerio solo incluye a las reses de vacuno y excluye a otras especies, añade.

La Xunta también ha mostrado su disconformidad con que la ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, anunció hay ya casi 7 meses —en concreto, el pasado 25 de septiembre— una partida de 20 millones de euros para ayudar a compatibilizar la presencia en el territorio de la ganadería con uno de sus principales depredadores, el lobo.

Este anuncio, sin embargo, no se plasmó hasta ahora en un plan concreto para llevar a cabo el reparto de estos fondos entre las distintas comunidades, por lo que los cuatro representantes autonómicos confirmaron que acercarán sus propuestas alternativas a las del Gobierno central antes del 21 de abril.