Hortiespaña ha ganado el pulso dentro del Consejo General de Organizaciones Interprofesionales Agroalimentarias tras el informe del Consejo, que tiene carácter preceptivo pero no vinculante, favorable a ella y consiguiendo así un paso más para obtener el reconocimiento como Organización Interprofesional Española de Frutas y Hortalizas. Sin embargo, esta victoria es amarga, porque organizaciones como Fepex, ASAJA o Propexport han dejado claro su rechazo al no sentirse representada por ella.

HORTIESPAÑA 4Tras la reunión, Hortiespaña  cree que la decisión adoptada viene a respaldarle aún más y recuerda que ha presentado en tiempo y forma todos los informes requeridos para su reconocimiento cumpliendo escrupulosamente con la Ley.

Asimismo, recalca que las asociaciones miembro de la Interprofesional Nacional del Invernadero «se sienten muy satisfechos con todo el trabajo realizado hasta el momento para lograr el reconocimiento de este órgano que nace para apoyar y proteger al sector hortofrutícola bajo invernadero y para mejorar su competitividad e internacionalización».

Por último recuerda que, desde su origen, ha tenido «una voluntad inclusiva, fomentando en todo momento la incorporación de otras organizaciones de la producción y el comercio de productos hortofrutícolas bajo invernadero que, no siendo representativas, pudieran tener interés en formar parte de la Organización. Las puertas de esta interprofesional han estado y estarán siempre abiertas para cualquier agente del sector que quiera incorporarse a esta iniciativa que persigue la unión de la horticultura española»

asaja y fepex cree que «no garantiza igualdad de trato a los miembros de otras regiones»

Por su parte, la patronal de exportadores hortofrutícolas Fepex y la organización agraria Asaja han rechazado reconocer a Hortiespaña como organización interprofesional nacional, por considerar que «no cuenta con el apoyo de todas las zonas productoras».

A su juicio, Hortiespaña, con sede en Almería, no cumple con los requisitos de la ley que regula las interprofesionales, «especialmente el relacionado con implantación territorial estatal, tanto en el ámbito de la producción como de la comercialización».

HORTIESPAÑA 5Para Fepex y Asaja, la propuesta de constituir una interprofesional nacional para el segmento de determinadas hortalizas de invernadero, como el tomate, solo tiene el apoyo de las organizaciones promotoras, situadas en Andalucía.

Las asociaciones del sector de regiones no andaluzas productoras de las verduras incluidas en el ámbito de Hortiespaña se oponen a que les represente, porque estiman que las que las condiciones de cultivo y comercialización «no son homogéneas», como queda de manifiesto en las cotizaciones, han añadido.

Además, han subrayado que Hortyfruta, «antecedente directo de Hortiespaña con los mismos actores, no ha contribuido a la sostenibilidad económica y social del sector». En su opinión, tal y como está planteada la nueva entidad, «no garantiza igualdad de trato a los miembros de otras regiones».

Para PROEXPORT, “Los proyectos de cooperación deben nacer del consenso, no de la imposición”

También PROEXPORT ha manifiestado su «decepción» ante el resultado de la votación en la sesión extraordinaria del Pleno del Consejo de General de Organizaciones Interprofesionales Agroalimentarias (OIA), así como por la postura adoptada por algunas de las organizaciones agrarias representadas, que han apoyado con su voto el reconocimiento de Hortiespaña.

HORTIESPAÑA 3“Consideramos que los proyectos de cooperación deben nacer del consenso, no de la imposición, más aún cuando afectan a distintas zonas productoras que no han estado representadas de forma equilibrada en el Consejo”, sostiene el presidente de Proexport, Juan Marín.

También se ha extrañado de que la postura de Andalucía haya prevalecido en el voto de Cooperativas Agroalimentarias, que ha apoyado el reconocimiento de Hortiespaña pese a conocer la posición en contra de los productores de tomate y pimiento de la Región de Murcia, Comunidad Valenciana y Canarias.

Finalmente, PROEXPORT considera que, en una decisión de este calibre y “ya que en el Consejo no están representadas todas las comunidades autónomas afectadas, no ha sido nada equitativo que el representante de la Junta de Andalucía vote a favor en el Consejo de OIA».