El Ayuntamiento de Hornachuelos continúa reclamando que parte del impuesto ecológico que cobra Andalucía repercuta directamente en el municipio

Por eso, sigue con las gestiones pertinentes con la Junta de Andalucía por los hasta ocho millones de euros que percibe la comunidad andaluza por la tasa ecológica por el hecho de que las instalaciones de Enresa se encuentren en territorio autonómico.

El Ayuntamiento de Hornachuelos quiere saber en qué se gasta ese dinero y de qué manera repercute en la comarca, principalmente en Hornachuelos, ya que es el único territorio afectado por el centro de residuos en cuestión

Se sigue trabajando en ello en esta segunda legislatura que encabeza la alcaldesa Mª Pilar Hinojosa. Hasta la fecha ha pedido aclaraciones en varias ocasiones y no se han obtenido respuestas.

Según la responsable del Área de Medio Ambiente en el Ayuntamiento de Hornachuelos, Teresa Durán, hace algo más de un mes se volvió a enviar un escrito a la Consejería de Hacienda en Sevilla y a la Delegación Territorial de Desarrollo Sostenible en Córdoba, solicitando mantener una reunión en relación al impuesto ecológico.

La delegada afirma que hasta la fecha aún no se ha atendido la solicitud de esta reunión con la Consejería de Hacienda y Financiación Europea.

En 2003, el Parlamento de Andalucía aprobó una ley de medidas fiscales y administrativas a través de la cual se creó este impuesto ecológico o ambiental los cuales iban destinados a la finalidad de estimular e incentivar comportamientos más respetuosos con el entorno natural. Sin embargo, desde el Ayuntamiento de Hornachuelos se cnsidera que parte de este impuesto ecológico que cobra Andalucía debe repercutir directamente en el municipio, por lo que exige negociar ese dinero. Cabe recordar que las instalaciones de “El Cabril” como destino de los residuos radiactivos que se generan en España está ubicada en esta localidad.