La Consejería andaluza de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible ha recibido un total de 687 solicitudes de explotaciones equinas de cría para acceder a las ayudas convocadas con el objetivo de paliar los efectos de la crisis provocada por la pandemia y subsanar los problemas de liquidez que ponen en peligro la continuidad de esta actividad ganadera. El importe de las ayudas a recibir por estos criadores de equinos , en función del número de hembras reproductoras, oscila entre los 4.000 y los 7.000 euros.

La dirección general de Producción Agrícola y Ganadera ha informado de que mañana, 7 de junio, se abre el plazo de subsanación de errores hasta el 11 de junio, a las 23:59 horas. Ya se han publicado los listados donde se recoge para cada solicitud de ayuda el número de hembras reproductoras admisibles, así como si los criadores de equinos solicitantes sontitular de una unidad productiva ganadera ubicada en la comunidad autónoma de Andalucía.

El presupuesto habilitado, a través de la Medida 21 de Programa de Desarrollo Rural (PDR) de Andalucía, asciende a 12,2 millones de euros y se financia al 75% con cargo al Fondo Europeo Agrícola y de Desarrollo Rural (Feader), 17,5% con cargo al presupuesto de la Junta de Andalucía y el 7,5% de la Administración General del Estado. Para ello cuenta con la autorización explícita de la Unión Europea para que se destinen a este fin; en este caso, a sectores en los que se constatan importantes daños económicos como consecuencia de la pandemia y después de comprobar que la incidencia de la situación sanitaria está siendo determinante desde el punto de vista económico.

«En las explotaciones equinas de cría, la Covid-19 ha causado una importante disminución de ingresos, debido fundamentalmente al descenso en la venta de los potros destetados y otro tipo de productos, como consecuencia de la paralización de las actividades en el subsector de servicios y ecuestre (espectáculos ecuestres, festejos populares en los que intervienen los équidos y actividades deportivas equinas, entre otros). Las pérdidas en este sector durante 2020 se estiman por estos conceptos en casi 24 millones de euros», ha señalado la consejera Carmen Crespo.

Esta convocatoria incluye también una línea de apoyo específico de 5,9 millones al viñedo y el plazo de subsanación de las solicitudes de ayuda coincide con el sector equino. Las pérdidas acumuladas por el sector vinícola durante la vendimia de 2020 (agosto-septiembre), en la que no se llegaron a transformar 18,4 millones de kilos de uva, superaron los 7 millones de euros.