El ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) ha publicado el estudio de la cadena de valor de la leche líquida envasada de larga duración correspondiente a las campañas de 2018, 2019 y 2020 que fue aprobado el viernes 2 de julio por el pleno extraordinario del Observatorio de la Cadena Alimentaria, presidido por el director general de la Industria Agroalimentaria, José Miguel Herrero. El MAPA sigue así dando cumplimiento a  su compromiso de actualizar las cadenas de valor de los productos agroalimentarios.

Tras un año de intenso trabajo y una amplia cooperación de todos los representantes de los eslabones que componen dicha cadena, el estudio ha concluido que se reparte poco valor a lo largo de la cadena, tal y como vienen denunciando los ganaderos. Adicionalmente, refleja que la fabricación y comercialización de este tipo de leche representa el principal capítulo de utilización de leche cruda de vaca producida y recogida en España, en torno al 30% del total. Sin embargo, no es el único uso que se da a dicha leche, empleada también en la producción de quesos, leches acidificadas, mantequilla o leches concentradas, entre otros productos.

En este análisis de la cadena de valor de la leche, también se han detectado determinados costes con un elevado peso específico en la configuración del Precio de Venta al Público (PVP) que un comprador paga por un litro de leche que adquiere en el punto de venta. Así, siete capítulos de costes ya supondrían el 87,7% del PVP pagado por el comprador, siendo de especial relevancia los costes de la alimentación del ganado, de los envases y la remuneración al personal.

Con la finalidad de seguir dotando de una mayor transparencia en la formación de precios, el MAPA pone también desde a disposición pública en su página web los trabajos desarrollados sobre la dispersión de precios reales de compras de la leche líquida de consumo, obtenidos a través del panel de consumo alimentario en los hogares. Esta publicación se actualizará cada mes.