La guerra en Ucrania está afectando a todo el sector agrario español, aunque en el los cereales donde más se va dejando notar, en especial por su repercusión en la ganadería. Así, los precios medios de salida de almacén de los cereales en España se encuentran hasta un 80% más caros que hace un año y hasta un 25% más que al inicio de 2022, según la última comparativa de cotizaciones que semanalmente realiza el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA).

En la semana 9 de 2022 -del 28 de febrero al 3 de marzo- el trigo blando panificable cotizaba de media en España a 335,96 euros la tonelada, frente a los 221,55 €/t de la misma semana de 2021 (+51,64 %) y los 294 €/t de la semana 1 de este año (+14,10 %).

El trigo duro se vende ahora a 515,00 €/t, un valor un 80% más caros que en la semana 9 de 2021 (286,11 €/t) pero inferior en un 4,31 % respecto la semana 1 de este año (538,24 €/t).

El precio de la cebada de pienso alcanza los 323,82 €/t, lo que supone un alza anual del 72,60 % (187,61 €/t) y del 13,39 % en el acumulado del año, ya que su primera cotización media en 2022 fue de 285,57 €/t.

La cebada malta (333,89 €/t) ha subido en un año un 74,18 % (221,55 €/t en la semana 9 de 2021) y un 14,77 % desde el inicio de este ejercicio (290,90 €/t).

El maíz grano, en su última cotización, se pagaba de media a 350,29 €/t, lo que representa un 53,10 % más que en la misma semana de 2021 (228,79 €/t) y un 25,54 % más que en la primera de 2022 (279,02 €/t).

Agricultura, en sus comentarios de la semana 9 de 2022, ha apuntado que se han producido importantes subidas en los precios de los cereales salvo en trigo duro.

En concreto, la comparativa de la semana 9 respecto a la semana 8 refleja subidas del 15,98 % para el precio del trigo blando panificable, del 14,61 % para la cebada pienso, del 16,01 % para la cebada malta y del 24,69 % para el maíz grano, mientras que el trigo duro retrocede un 1,37 %.