Unió de Pagesos ha exigido a Ministerio de Agricultura que «respete» las valoraciones y decisiones que tomen las denominaciones de origen (DO) a través de sus consejos reguladores al entender que son las que mejor conocen la necesidad de limitar nuevas plantaciones en su ámbito geográfico.

La organización así lo ha señalado en un comunicado después de la sentencia del Tribunal Supremo del pasado diciembre, que regula el potencial vitícola en España y puede afectar a la Denominación de Origen Cava.

El sindicato defiende que «son las DO las que disponen de los inputs, de la mejor información sobre sus existencias, la previsión de demanda y la de producción y de potencial productivo», por lo que también son las que tienen un conocimiento más preciso respecto a las nuevas plantaciones o replantaciones.

RECUERDAN QUE LA ÚLTIMA PALABRA AL RESPECTO ES DEL GOBIERNO CUANDO LAS DO ESTÉN EN MÁS DE UNA COMUNIDAD

«Las DO son corresponsables tanto de su potencial productivo como de la comercialización de los productos que amparan», ha indicado Unió de Pagesos, que ha pedido al Ministerio que «siga defendiendo la soberanía y las decisiones de las denominaciones» en lo relacionado a su crecimiento y «respete» las recomendaciones vigentes.

El sindicato también ha enfatizado que si no se respeta la decisión de la DO Cava de limitar las nuevas plantaciones durante tres años para evitar más stocks, los afectados por el desequilibrio serán viticutores, «los más débiles de la cadena», ya que los excedentes previsibles provocarían una disminución del precio de la uva y del vino.

Según ha recordado, la sentencia del Supremo establece que el Gobierno debe pedir un informe no vinculante a las autonomías donde estén ubicadas las DO cuando éstas recomienden establecer limitaciones de nuevas autorizaciones y replantaciones en su ámbito.

El fallo del alto tribunal también determina que la última palabra al respecto sea de Gobierno cuando las DO estén en más de una comunidad.