El grupo aragonés Ruberte ha adquirido las antiguas Bodegas Caytusa para la elaboración de cava en Ainzón (Zaragoza), ubicación en la que la Denominación de Origen Cava permite la producción de estos vinos espumosos.

En la primera elaboración que se está llevando a cabo se han realizado 70.000 botellas de cava Brut Nature y 1.000 botellas de cava rosado Brut Nature, ha informado el grupo en un comunicado.

En otoño abrirán a los visitantes las puertas de las nuevas bodegas, un espacio DEFINIDO COMO una «auténtica maravilla arquitectónica»

Estas bodegas de Ainzón – hoy renombradas como Bodegas Monasterio de Veruela- cuentan con una larga trayectoria y un gran valor patrimonial, pues buena parte del espacio que ocupan consiste en cuevas subterráneas, en concreto cerca de 600 metros cuadrados, con una capacidad de almacenamiento de 300.000 botellas, en los que el cava embotellado descansa para su envejecimiento en botella.

En otoño abrirán a los visitantes las puertas de las nuevas bodegas, un espacio que el grupo define como una «auténtica maravilla arquitectónica con impresionantes cuevas donde se podrá además degustar cava de gran calidad».

Con esta adquisición, desde el grupo Ruberte han informado que se aumentará el número de empleados, sobre todo en las épocas de mayor producción.