Grupo Alimentario Copese ha obtenido en sus granjas reproductoras, de destete y de cebo de cerdo Duroc el sello ‘Compromiso Bienestar Certificado’, impulsado por la Interprofesional del Porcino de Capa Blanca (INTERPORC) en línea con la plataforma de bienestar animal de la UE.

Para obtener este sello es imprescindible cumplir con los requisitos del Reglamento Interporc Animal Welfare Spain (IAWS), además de otros criterios más exigentes en materias relativas a la salud y sanidad animal, la bioseguridad, el alojamiento de los animales, la seguridad alimentaria, la trazabilidad y el medio ambiente.

El sello ‘Compromiso Bienestar Certificado’ garantiza la trazabilidad en las fases del proceso de producción de animales vivos, ‘From Farm to Fork’, y se verifica por entidades independientes.

Desde que nació su primera granja ‘Los Eriales’ en los años 80, Grupo Alimentario Copese ha seguido innovando, evolucionando y creciendo durante estos 45 años, hasta convertirse en un referente nacional y regional en el sector porcino con su ‘Proceso Integrado de Producción’.

En la actualidad, el holding empresarial cuenta con 22 granjas propias reproductoras de porcino y de cebo, a las que se suman más de 45 granjas de cebo en régimen de integración. Todas las granjas están reguladas por nuestro exclusivo ‘Sistema Integrado de Control y Crianzas con Trazabilidad’, asegurando la rigurosidad en todos los procesos productivos del grupo.

Grupo Alimentario Copese nació en el año 1976 como un proyecto empresarial basado en la comercialización de pienso. El holding cerró su facturación 2020 en 67 millones de euros. En la actualidad, la firma genera más de 350 empleos directos y más de 150 indirectos.

Controla al 100% el proceso de producción a través de diferentes áreas de negocio -genética, piensos, granjas de cerdos, terneros, productos frescos y transformados…- que conforman lo que internamente se denomina “P.I.P.”: Proceso Integrado de Producción, sin el cual sería imposible asumir el reto de la calidad y la trazabilidad que la firma lleva en su ADN.