El sindicato agrario Asaja ha informado de que la intensa granizada que cayó en la noche del viernes en algunas localidades de Lleida dañaron la cosecha de melocotones, nectarinas y albaricoques.

Según el presidente de Asaja en Lleida, Pere Roqué, el granizo afectó a los campos frutales de localidades como Sucs o Gimenells, donde los árboles ya tenían frutos pequeños.

«A medida que crezca el fruto se verá más el daño que ha causado», señaló el portavoz de los agricultores, que mostraron su extrañeza por la intensidad con que cayó la piedra para ser finales de marzo.

Las primeras estimaciones indican que los albaricoques son los frutos más afectados, porque estaban muy avanzados, seguidos de las ciruelas y las cerezas, y algo menos las manzanas. La tormenta también ha afectado a Gimenells, Rosselló, Alguaire, Almenar, Vilanova de Segrià y Raimat.

Los agricultores ya han reclamado a Agroseguro que se hagan las peritaciones teniendo en cuenta que la cosecha es primeriza y los daños reales se verán más adelante.

Asimismo, el alcalde de Lleida, Àngel Ros, y el teniente de alcalde Fèlix Larrosa han contactado con el presidente de la EMD de Sucs, Guillem Boneu, para abordar la posibilidad de pedir al Ministerio de Hacienda las ayudas o la compensación fiscal para los afectados.