El Tribunal Supremo ha dado la razón a un ganadero que denunció el sacrificio de sus cabras tras unas pruebas de tuberculosis que finalmente resultaron erróneas. Según la sentencia, las pruebas realizadas por los técnicos de la Junta de Castilla-La Mancha a los animales y que dieron tuberculosis daban fallos o falsos positivos y, tras realizar una analítica posterior, el resultado fue “ausencia del crecimiento de mycobacterium caprae tuberculosis”, por lo que se trata de una prueba que no es efectiva y es por lo que el ganadero había requerido que se le hiciera a sus cabras otra combinada, que no se admitió entonces por la Junta.

El Tribunal Supremo ha dado la razón a Alberto Chamorro, un ganadero de Majaelrayo (Guadalajara), en el recurso contencioso-administrativo interpuesto contra la Consejería de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha por sacrificar varias decenas de cabras en base a unas pruebas de tuberculosis que “no eran las más adecuadas”.

Chamorro, vecino de Majaelrayo, lleva varios años de lucha contra la decisión de la Administración regional al entender que no tenía que haber sacrificado cerca de un centenar de cabras de su ganadería porque la prueba que se realizó para determinar que tenía tuberculosis era simple y debería haberse realizado una segunda prueba, la conocida como combinada de contraste, tal y como ha señalado a Europa Press.

El pasado año este ganadero ya ganó el pleito ante el Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha, y tras ser recurrido por la Administración regional, ahora el Supremo le ha vuelto a dar la razón.

En una providencia recoge que entiende que la Sección de Admisión de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Supremo “acuerda la inadmisión a trámite del recurso de casación” de la Junta contra la sentencia de fecha 16 de julio de 2018 dictada por el Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha.

Según la sentencia, las pruebas realizadas por los técnicos de la Junta a las cabras y que dieron tuberculosis daban fallos o falsos positivos y, tras realizar una analítica posterior, el resultado fue “ausencia del crecimiento de mycobacterium caprae tuberculosis”, por lo que se trata de una prueba que no es efectiva y es por lo que el ganadero había requerido que se le hiciera a sus cabras otra combinada, que no se admitió entonces por la Junta.

Según Chamorro, “las cabras que dan pie a dicha sentencia y que fueron marcadas en el campo por la Administración como positivos en tuberculosis, tras ir al matadero y pasar al consumo humano, luego, en los laboratorios dieron ausencia de tuberculosis”.

Un problema en toda España

Para el ganadero se trata de un problema que está generalizado en toda España y que, a su juicio está “diezmando todas las explotaciones” tanto de ganado caprino como vacuno. Según ha precisado, muchas explotaciones ganaderas ya se han puesto en contacto con él para felicitándole y también para recurrir ante los tribunales sus propios casos de falsos positivos.

“Estoy recibiendo cientos de llamadas de ganaderos porque la prueba de tuberculosis que se hizo a mi ganado estaba mal hecha y así lo reconocen los tribunales”, ha afirmado Chamorro, satisfecho por esta ratificación del Supremo.

“Fue una prueba mal hecha por parte de la Administración. Yo, de buena fe, les dije que me hicieran la que correspondía según la legislación vigente y eso me obligó a denunciar para que no me siguieran matando más animales”, ha apostillado.

Concluido este proceso se abre ahora otro encaminado a ver la responsabilidad de la Administración no solo por las cabras muertas sino por el lucro cesante y las consecuencias que ello ha supuesto para este ganadero, afirma tajante Chamorro tras explicar que esto se hará en base a la peritación realizada y presentada ya.

“Han sido cinco años de lucha que tanto moral como económicamente han sido una ruina”, ha manifestado Chamorro, quien ha asegurado que ha sido precisamente su empeño en defender sus derechos lo que ha evitado que le sacrificaran todo el rebaño.

“Querían seguir matándome cabras y yo me negué a ello”, ha precisado este ganadero de Majaelrayo convencido de que “con esta decisión no se reconoce solo un derecho mío sino de todos los ganaderos de España que están sufriendo este tipo de pruebas”, ha concluido.

3 Comentarios

  1. En la reunión de la EFSA sobre diagnóstico TB de Parma en 2012, una de las cuestiones que se les planteó a los 10 paises participantes era como solucionaban el problema de otras enfermedades infecciosas que afectan al diagnóstico. Sobre la prueba de tuberculina la mayoria empleaban históricamente o desde hace unos años la prueba comparada como prueba de detección o tras resultado positivo de la simple. Algún país declaraba emplear la comparada solo en rebaños no confirmados y España además declaraba asociarla a la positividad de la región. Sobre la prueba del gamma- interferón, incluso España declara solo emplearla en rebaños confirmados, mientras dure el brote o solo al repetir la prueba donde apareció la TB. Otro paises declaran haber dejado de emplearla por la falta de concordancia con la prueba de la piel y alta tasa de falsos positivos. Para evitar falsos positivos algunos paises emplean pruebas en serie (tuberculina+IFN) y el IFN tras la prueba de la piel y analizando la sangre tras 24 h. Para evitar la Paratuberculosis es para lo que la mayoría de paises emplean la comparada en tuberculina y el gamma- interferón con antígenos específico

  2. Las reacciones paraespecíficas se explican por la presencia de micobacterias de vida libre que son legión. En el humano se encuentran pruebas de tuberculina positivas pero que con una simple radiografía se comprueba la mayoría de veces que no hay enfermedad. Es el resultado del organismo que conoció la micobacteria (humana, animal o de vida libre) y que produjo anticuerpos que eventualmente evitaron la infección o enfermedad manifiesta. Cierto, en otros casos se da la enfermedad y las lesiones típicas. Las reacciones paraespecíficas se dilucidan en un alto porcentaje utilizando diferentes tuberculinas OT, aviar, bovina, p. ej. Solo un profesional especializado debe efectuar estas pruebas. Al matadero se comprueba la casuística. Debe investigarse la manera de prevenir la tuberculosis en animales domésticos y esperamos con mucha ansia que los resultados se validen exhaustivamente para la utilización de la BCG.

  3. Es el momento de que el Ministerio explique porqué emplea la prueba simple como prueba oficial cuando se sabe que causa “Falsos Positivos”, si hasta acceder a la UE le interesaba un pimiento erradicar o no que hubiera TB; Y ahora…a matar moscas a cañonazos!!
    El catedrático Benito Moreno lamentaba esta elección de la simple frente a la de comparación y es que tanto el como los gobiernos de Irlanda, Portugal o Reino Unido en primera instancia o en el resto del mundo tras positividad a la simple con ella se evita el sacrificio de muchos “Falsos Positivos” (510.000 concretamente declara Irlanda que en su caso serían un 34% de rebaños inutilmente restringidos).
    A quien beneficia esta historia??
    tuberculosisbovina.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here