La Conselleria de Medio Ambiente, Agricultura y Pesca ha prometido este viernes 22 en la Mesa Sectorial de Frutos Secos un «plan de reestructuración del sector», esencialmente centrado en la producción de almendra, para hacer frente a la plaga de xylella fastidiosa.

Según ha informado el Govern en un comunicado, al la reunión han asistido representantes de los sindicatos agrarios y asociaciones de productores, así como el conseller, Vicenç Vidal, y el director general de Agricultura y Ganadería, Mateu Ginard.

El plan implicará habilitar una línea de ayudas para limpiar las parcelas con árboles infectados y para replantar en un máximo de cuatro años las variedades más resistentes a la bacteria, de acuerdo con los estudios que están llevando a cabo técnicos de la Conselleria.

Ginard ha informado a los integrantes de la Mesa Sectorial de Frutos Secos que el Ministerio de Agricultura ha comunicado que dejará de pagar ayudas a los frutos de cáscara y que suspenderá incluso el abono de los 175.000 euros pendientes de 2016.