El Gobierno de España ha destinado a Castilla-La Mancha 9,2 millones de euros para el fomento del empleo en las zonas rurales deprimidas, la misma cantidad asignada en 2016 y que sirvió para crear 2.981 puestos de trabajo en 291 localidades de la región.

Así lo ha resaltado el delegado del Gobierno, José Julián Gregorio, en la rueda de prensa que ofreció en Toledo para informar de la Comisión Regional de Seguimiento del Plan Especial de Empleo en Zonas Rurales Deprimidas y de los Presupuestos Generales del Estado para 2017 en Castilla-La Mancha.

Gregorio ha informado de que, en la Comisión Regional, se ha abordado la distribución provincial de los créditos para subvencionar la contratación de trabajadores desempleados, preferentemente eventuales agrarios en obras y servicios de interés general y social, tras haberla consultado con los interlocutores sociales las carencias de las zonas rurales deprimidas de la región.

Asimismo, el delegado del Gobierno ha explicado que, durante la reunión, se ha informado de que hasta la aprobación de la Ley de Presupuestos Generales del Estado para el 2017 se limita el gasto cuando la suma del importe aprobado con cargo al este ejercicio haya alcanzado el 80% del crédito inicial del presupuesto prorrogado.

No obstante, el delegado del Gobierno ha aclarado que el Servicio Público de Empleo Estatal ha solicitado autorización para superar el compromiso de ese 80 por ciento hasta el 100 por ciento.

Entretanto, hasta que no se tenga una respuesta favorable de ese incremento, se distribuirá el 80% del crédito, esto es, 7,2 millones de euros.