El Gobierno ha atendido la preocupación de los estudiantes del mundo rural que temían perder su beca tras los cambios de evaluación catastral de las fincas rústicas con edificios y, para evitarlo, adapta los umbrales de patrimonio familiar ajustando las cuantías cuando se trate de «construcciones indispensables».

El Consejo de Ministros ha aprobado el real decreto de becas generales del curso 2016-2017, que recoge estas adaptaciones en los umbrales de patrimonio familiar cuando se trata de almacenes, naves, graneros o similares levantados en fincas rústicas.

se busca una fórmula, en base a una sentencia del Constitucional, para que almacenes, naves y graneros no computen como patrimonio familiar

El valor de esos edificios repercute en el total de la parcela, de manera que podría llegar a exceder del umbral máximo de patrimonio para optar a la beca.

En líneas generales, el real decreto se adecúa, según el Gobierno, al fallo del Tribunal Constitucional (TC) que reconoce que la gestión administrativa de la cuantía variable de las ayudas es de competencia autonómica.

BECAS MUNDO RURAL 2El TC estimó en mayo pasado que la Generalitat de Cataluña tiene la competencia en la gestión de las becas, en este caso por lo que se refiere a la cuantía variable de las mismas.

La sentencia propugna que las comunidades que así lo deseen tengan «un mayor peso» en la gestión de la parte variable, indica el Ministerio de Educación en un nota.

«Hemos adecuado el modelo de gestión del componente variable de la beca a la sentencia, que, si bien reconoce que el sistema de becas basado en una componente fija y una variable es plenamente constitucional, nos pedía que las comunidades autónomas tuvieran alguna competencia más en lo que se refería a la gestión de la componente variable», ha justificado el ministro de Educación, Íñigo Méndez de Vigo, en la rueda de prensa posterior al Consejo.

La norma aprobada mantiene los umbrales de renta y patrimonio para acceder a las becas y establece las cuantías por los requisitos económicos y académicos

Esa parte variable depende de la renta familiar y del rendimiento académico del beneficiario: a menores ingresos y mejores notas, mayores importes.

La norma aprobada mantiene los umbrales de renta y patrimonio para acceder a las becas y ayudas generales en los estudios secundarios postobligatorios y universitarios, y establece las cuantías que recibirán los alumnos que cumplan los requisitos económicos y académicos.

Entre las novedades, se facilita la concesión de beca en los casos de cambios de estudios universitarios cursados total o parcialmente con ayudas, «flexibilizando los requisitos exigibles».

Hasta ahora, el estudiante universitario con beca que cambiase de estudios universitarios no podía obtenerla de nuevo hasta que superase en los nuevos el mismo porcentaje de créditos que hubiera superado con beca en los abandonados.

A partir de este real decreto, podrá obtener beca en los nuevos estudios cuando se matricule de, al menos, 30 créditos más de los que hubiera cursado con beca en los abandonados.

También se completa la posibilidad de conceder beca a los diplomados universitarios e ingenieros técnicos que deseen cursar los créditos académicos o la formación complementaria necesarios para obtener un título de grado.

Por otro lado, se prorroga el sistema transitorio de financiación de la beca de matrícula mientras las universidades no cuenten con un sistema de contabilidad analítica.