El sector de la restauración colectiva – responsable de dar de comer a 2.8 millones de comensales en comedores escolares – tras analizar en detalle el contenido y las implicaciones del borrador de proyecto de ley del Ministerio de Consumo, ha alertado este jueves 6 de que la entrada en vigor de este RD supondrá un encarecimiento del 25% de cada menú diario. «Muchas de las exigencias reflejadas, como la cuota 5% de producción ecológica o los productos de proximidad, no tienen ningún impacto nutricional, pero si un fuerte impacto económico», señala María López, portavoz de Food Service España.

Dos de las principales medidas propuestas en el RD impuesto por el ministro Alberto Garzón, los productos ecológicos y de proximidad, «no tienen ningún impacto nutricional, pero si un fuerte impacto económico que se verá reflejado en el precio final de los menús escolares», señalan desde la patronal del sector.

Consideran que los productos ecológicos son, por lo general, mucho más caros; y, además, su propia naturaleza (sin herbicidas, ni fertilizantes que los protejan de plagas, picotazos…) «es incompatible con la posibilidad de planificar un menú. Incurre por tanto en contradicción, cuando no en imposibilidad de cumplimiento, ya que es imposible informar previamente a las familias de los menús con producto ecológico que se van a servir».

Además, destacan que algunos productos ecológicos se tienen que importar por lo que, pierden su consideración de ecológicos al incrementar las emisiones y los costes derivados del transporte y energía consumidos, lo cual también encarece el precio del producto.

Con respecto a los productos de cercanía y proximidad, la producción «es limitada e insuficiente para las necesidades demandadas por el sector, en especial en Madrid, donde es prácticamente imposible encontrar ciertos productos de proximidad en las cantidades demandadas». Una oferta limitada hace subir el precio, por lo que, habrá que trasladar la subida a los presupuestos de los centros escolares.

También denuncian que esta imposición de productos restringe la competencia, «creando auténticos lobbies de productores y distribuidores locales que, ante la obligación de comprarles a ellos para poder tener posibilidades de ser adjudicatarios de un contrato, van a fijar los precios de los productos», afirman desde la patronal.