El delegado territorial de la Xunta de Galicia en Lugo, José Manuel Balseiro, ha lanzado un mensaje de «tranquilidad» a los viticultores de la Ribeira Sacra afectados por las heladas de la última semana, porque las ayudas a los viticultores para paliar esos daños «van a llegar».

Balseiro se mostró contundente en ese aspecto e insistió en que la Xunta de Galicia está realizando una evaluación de los años para buscar una fórmula que permita acercar ayudas a los viticultores afectados por las inclemencias del tiempo.

De hecho, aseguró que lo que se está debatiendo en estos momentos no es si va a haber ayudas o no, sino «cómo van a ser estructuradas», porque pueden ser asumidas sólo por la Xunta de Galicia o incluso participar en su financiación el propio Ministerio de Agricultura.

«Esas ayudas van a llegar», dijo Balseiro, quien en todo caso reconoció que los productores de uva de la Ribeira Sacra no han sido los que «más pérdidas han sufrido», aunque «pérdidas tienen».

Esta postura choca con la de Castilla y León, que ha dejado claro que que “nunca” ha habido ayudas directas a los agricultores en casos de sequía, lo que ha provocado que, incluso, se hable ya de movilizaciones en el campo de esta región por la falta de soluciones a los problemas de sequía y de las heladas.