Frenazo en seco en los precios de los cereales, que de manera inesperada experimentaron bajadas en la última semana respecto a la anterior, a excepción de la cotización del maíz, que subió, según ha informado este lunes la Asociación de Comercio de Cereales y Oleaginosas de España (Accoe).

Los datos difundidos por Accoe, relativos a la cuarta semana de 2021, reflejan que el trigo duro fue el que sufrió el frenazo en seco en los precios más abultado, ya que se abarató el 3,44% semanal en los mercados mayoristas y se situó 280 euros/tonelada, perdiendo prácticamente diez euros, cuando la semana anterior había ganado 13.

La cebada de malta cotizó a 203,67 euros/tonelada, el 1,13% menos que la semana anterior y lo que equivale a una pérdida de tres euros; la cebada, a 195,52 euros/tonelada (el 0,59% menos o poco más de un euro en siete días); el trigo blando, a 226,09 euros/tonelada (el 0,40% menos y otro euro que se pierde para los productores); y la avena, a 193,75 euros/tonelada (el 0,25% menos, algo menos de un euro de pérdida).

Solo el maíz incrementó su precio, un 0,45%, hasta los 229,12 euros/tonelada, un euro más por la anterior cotización, pero sin olvidar que entonces había ganado hasta diez euros en solo una semana, según Accoe.

Desde enero de 2020, los precios de los cereales se han elevado: el 27,13 % en el caso del maíz; el 12,43 % en el trigo blando; el 11,04 % en el trigo duro y el 7,58 % en la cebada.

Dentro de las proteínas y coproductos vegetales, la cotización de las pipas de girasol subió el 44,93 % respecto a enero de 2020, hasta los 500 euros/tonelada; la de la colza, el 42,55 % (335 euros/tonelada); la de la soja, el 39,70 % (468 euros/tonelada); la de la cascarilla, el 25,79 % (200 euros/tonelada); y la de la pulpa, el 18,95 % (226 euros/tonelada).