Los agricultores franceses que cumplan 67 años deberán elegir si quieren seguir recibiendo las ayudas de la PAC o cobrar su jubilación, porque ambas cosas ya no podrán ser efectivas a a partir de 2023. Francia apura su Plan Estratégico y su ministro de Agricultura ha presentado su propuesta definitiva de la definición de agricultor activo, que determinará el derecho a beneficiarse o no de las ayudas de la PAC a partir de la entrada de la actual reforma.

Así presentó una definición que deja al agricultor la opción de elegir entre jubilación y ayuda PAC cuando alcance la edad legal de jubilación a plena tarifa, situada en el país galo en los 67 años. «Si he cumplido la edad legal de jubilación, habrá dos opciones, reclamar las ayudas jubilatorias, y ya no se tendría derecho a la asistencia PAC, o continuar con su actividad agraria pero contando con la asistencia PAC y en cuyo caso no podría hacer valer sus derechos de pensión», según ha detallado a la prensa desde el Ministerio francés, que, sin embargo, precisa que se seguirá trabajando en torno a «casos particulares».

Esta posición final, por tanto, se acerca a la propuesta por la organización agraria FNSEA , que sin embargo no se opuso a la primera definición propuesta por el Ministro de retirar el beneficio de la ayuda después de 67 años (con excepciones), que fue favorecida por otras organizaciones JA y la Confédération paysanne.

Proyecciones realizadas por el ministerio han estimado el número de agricultores afectados por el techo de 67 años en 2023 se situará alrededor de los 20.000 agricultores y ganaderos. De igual forma, se aclara que si se mantiene la segunda condición mencionada para ser agricultor activo será obligatorio estar suscrito a un seguro contra accidentes de trabajo, condición que actualmente es obligatoria en Francia para cobrar la PAC.