En los últimos cuatro años desde  Forsa Forrajes, deshidratadora independiente dedicada a la producción de materias primas para la alimentación animal que presta principalmente sus servicios a los agricultores de las comarcas de Los Monegros y de La Hoya de Huesca, ha conseguido cuadriplicar su producción e incrementar nuestra plantilla hasta los trece trabajadores con los que contamos en la actualidad.

Desde 2016 hasta hoy han conseguido alcanzar una capacidad de producción de 80.000 toneladas de pacas de forrajes ya que disponen de uno de los tromel para el secado de la alfalfa más grandes de Aragón (con una capacidad de 20.000 litros). «Esto ha supuesto que, en los últimos cuatro años, hayamos sido capaces de cuadriplicar nuestra producción al pasar de producir de 11.047 a 42.167 toneladas y alcanzar una capacidad de producción de 80.000 toneladas de pacas de forrajes» según indica Francisco Tabuenca uno de sus socios.

«Nuestra labor tiene su epicentro en las comarcas de Monegros y de la Hoya de Huesca que se encuentran en la actualidad en plena transformación para la modernización de regadíos, lo que va a permitir un ahorro notable en el consumo de agua, y de concentración parcelaria lo que va a suponer afianzar en la zona el liderazgo en este tipo de cultivos a la vez que aumentar el valor de las explotaciones al minimizar su dispersión y mejorar el rendimiento de explotación al reducir los desplazamientos y  conseguir una disminución de emisión de contaminantes», apunta Tabuenca.

En la actualidad desde Forsa están inmersos en pleno proceso de obtención de la certificación ISO9000, que esperan obtener en enero del próximo año, y que les va a permitir ratificar el compromiso con sus clientes y consolidar su presencia en mercados exteriores como China y Emiratos Árabes, dos de los principales destinos actualmente de las exportaciones de alfalfa aragonesa.