Finca La Pontezuela, propiedad del empresario Juan Antonio Gómez-Pintado -a su vez presidente de la promotora inmobiliaria Vía Célere- ampliará un 20% este año la producción de aceite de oliva en Los Montes de Toledo y plantará más olivos para abordar el crecimiento del mercado.

Esta campaña recogerán 800.000 kilos de aceituna, que aportarán 150.000 kilos de un aceite; en un 60% de la variedad cornicabra -que es la amparada por el Consejo Regulador de la Denominación de Origen Montes de Toledo-; en un 30%, picual; y el resto, de otros tipos, como la «redondilla», muy poco habitual, pero autóctona de la zona, de la que Finca La Pontezuela envasa unas 1.200 botellas.

En lo que va de 2016, han aplicado invocaciones tecnológicas, como el decanter para molturar el doble de cantidad de aceituna al día y terminar la campaña más rápidamente, según ha explicado a Efeagro el director comercial de la compañía, Javier Aguirre.

el objetivo es potenciar la comercialización de los monovarietales del enseña «5 Elementos»

Finca La Pontezuela -que cuenta con más de 400 hectáreas dedicadas al cultivo del cereal y el olivar- tiene previsto, además, plantar nuevos olivos de cornicabra y picual para 2017, con el objetivo de llegar a 200 hectáreas en total y potenciar la comercialización de los monovarietales del enseña «5 Elementos».

La explotación agrícola se remonta a los años 80, pero hace cinco dieron un impulso a la actividad con la construcción de la almazara.

FINCA LA PONTEZUELA 3Hace tres años lanzaron la marca «5 Elementos», que a finales de agosto entrará en la gran distribución, de la mano de Carrefour, según explican desde la firma oleícola, que también anuncia que reforzará su presencia en canal Horeca y tiendas especializadas.

Para Aguirre, «los consumidores están empezando a reconocer a los aceites de oliva vírgenes que están varios escalones en calidad por encima de lo que han consumido habitualmente en el pasado».

«Hay pocos productores de cornicabra de calidad» ahora, por lo que la estrategia empresarial se enfocará en rentabilizar las bondades de esta variedad, como factor competitivo frente a otros aceites gourmet presentes con éxito en el mercado, ha avanzado.

su estrategia esa provechar las características de cada paraje al modo que hacen los vinos de «grandes pagos»

Según ha precisado, todos los métodos de producción que utilizan están orientados a obtener vírgenes extra de máxima calidad, como la cosecha temprana que, aunque reduce los rendimientos, aporta «aceites de calidad excepcional, de frutado y aroma impresionante y colores intensos».

Les interesa cuidar el «terroir» y aprovechar las características de cada paraje, al modo que hacen los vinos de «grandes pagos», una estrategia que ya les ha reportado algunos premios nacionales e internacionales, como el que recibieron en Nueva York al mejor aceite de oliva virgen extra de la variedad cornicabra.

Hasta ahora, los aceites de la compañía han llegado a Reino Unido y EEUU, pero también miran a Taiwán-China, Japón y Canadá, donde tienen expectativas de crecimiento, sin olvidar el mercado nacional, para el que preparan una ofensiva comercial.