Una campaña de comercialización de récord, un 16% más que la media de los últimos 10 años, con 1.625.000 toneladas (140.000 en septiembre), pero también con la mayor cantidad de importaciones de aceite de oliva de todos los tiempos. Esa es la valoración que hace el responsable de la Sectorial de Olivar y Aceite de UPA y secretario general de UPA Jaén, Cristóbal Cano, una vez conocidos los datos definitivos del mes de septiembre hechos públicos por la AICA y con los que se da por finalizada la presente campaña de comercialización. Pero, aparte de las cifras propiamente dichas, UPA destaca una realidad en el consumo interno, y es que el consumidor español comienza a valorar y a estar dispuesto a pagar más por el aceite de oliva virgen extra de la máxima calidad, y eso es algo que debemos potenciarlo con campañas de promoción que diferencien este producto.

«Es importante destacar el incremento en esta campaña de comercialización de virgen extra en nuestro país. Aunque el consumo de aceite de oliva en España se ha estancado, sí es cierto que estamos comprobando cómo los consumidores españoles empiezan a conocer mucho más el valor y la diferenciación del virgen extra y eso les lleva a estar dispuestos a pagar un poco más por un producto de la máxima calidad. Debemos hacer un esfuerzo mayor por diferenciar este aceite para que el consumidor conozca todos sus valores saludables, medioambientales, sociales, laborales y económicos. Bienes tanto tangibles como intangibles que tenemos que ser capaces de poner en valor para que siga la tendencia al alza de su consumo», destaca Cristóbal Cano.

«A DÍA DE HOY SOLO LA ESPECULACIÓN PERMITE QUE LOS PRECIOS EN ORIGEN CONTINÚEN SIN ALCANZAR UNOS PARÁMETROS JUSTOS, SOBRE TODO DEL OLIVAR TRADICIONAL”

UPA también critica y lamenta que España haya cerrado una campaña de comercialización con récord de importaciones. «No nos sirve la justificación del Brexit o de los aranceles de Estados Unidos. Eso son simples excusas. Estamos ante un hecho demostrable, que hemos tenido un récord de importaciones en una campaña donde hemos sido, una vez más, los primeros en cuanto a comercialización y exportaciones», afirma Cristóbal Cano. De ahí que reiteramos que «no tenemos un problema estructural de desequilibrio entre la oferta y la demanda. En el mundo se han comercializado, en cifras redondas, 3.100.000 toneladas de aceite de oliva, una cantidad jamás alcanzada, duplicándose el consumo mundial de aceite de oliva en los últimos 30 años y además teniendo en cuenta la irrupción de la pandemia de la Covid-19, una pandemia con unos efectos devastadores para la práctica totalidad de sectores económicos a nivel mundial y en ese escenario el sector del aceite de oliva muestra su fortaleza y sus mejores cifras ¿alguien puede dudar que nuestro sector tiene y tendrá prosperidad? Desde UPA estamos convencidos de que así es y será, pero esa prosperidad tiene que ser compartida entre todos los agentes del sector, con especial cuidado del primer eslabón, los oleicultores».

«El consumo en España está estancado, pero a nivel mundial somos absolutamente determinantes. Hemos cerrado una campaña récord en comercialización y las perspectivas que se nos abren por delante nos indican que seguiremos comercializando más aceite el próximo año». De ahí que desde UPA lancemos un mensaje muy claro. En análisis de Cristóbal Cano concluye que «no está en manos de los americanos, de los tunecinos o de los italianos que el precio del aceite de oliva en origen sea bueno para los agricultores de nuestro país. Está en manos de España, de los productores españoles y, sobre todo, de las empresas que comercializan el aceite de oliva, tanto dentro como fuera de nuestro país. Estos empresarios son los que, precisamente, deben apostar mucho más de lo que lo hacen por nuestro producto, un aceite de la máxima calidad que hay que dejar de banalizar y por el que se debe pagar en origen un precio justo con el que los agricultores que estamos al frente del olivar tradicional podamos vivir».

«A día de hoy no podemos dejar de insistir en que solo la especulación permite que los precios en origen continúen sin alcanzar unos parámetros justos para los productores, sobre todo del olivar tradicional. Estamos a las puertas de una nueva campaña de recolección donde todas las previsiones indican que habrá menos aceite a nivel mundial y en España produciremos más del 50% de todo el aceite de oliva del mundo. Por eso insistimos en que hay que poner límites para que estas cifras récord de comercialización que con toda seguridad tendremos en la próxima campaña revierta en unos precios justos para el aceite de oliva en el olivar tradicional, la continua presión de los especuladores y el total incumplimiento de la Ley de la Cadena Alimentaria no puede perpetuarse en el tiempo. Y volvemos a recordar que está en nuestras manos revertir esta situación, porque España, una vez más, será determinante en la producción y comercialización mundial de aceite de oliva».

(Fotos: Archivo)