De nuevo parece que solo Madrid ha sufrido una gran nevada por la tormenta Filomena y que solo Madrid tiene derecho a ser declarada zona catastrófica. Pero en el resto de España los daños también han sido cuantiosos, en especial en el campo y en la ganadería. Por eso, la Asociación Agraria de Jóvenes Agricultores ASAJA de Toledo va a solicitar la declaración de zona catastrófica para la provincia por los daños que está ocasionando el temporal de nieve y hielo en el sector agrícola y ganadero toledano.

Para ello, y con el fin de elaborar los informes pertinentes, se está solicitando a los ayuntamientos su colaboración en la recopilación de datos sobre los estragos de Filomena y lograr esa declaración de zona catastrófica. Además, se va a pedir a los consistorios que apoyen a los productores con bajada de impuestos y la supresión de tasas como las licencias para la reconstrucción de las naves agrícolas y ganaderas que se hayan caído.

La provincia de Toledo está siendo una de las más afectadas de España, tanto por la nevada caída entre el jueves y el sábado, como por las heladas, con temperaturas mínimas que en los últimos seis días están batiendo las cifras históricas en muchos municipios, dificultando el deshielo y la recuperación de las producciones.

El olivar es el cultivo  más perjudicado, sobre todo en las comarcas de Montes-Yébenes, Montes-Navahermosa, Mora, La Jara y muchos municipios de la Mancha. El peso de la nieve está tronchando las ramas de los olivos y el fruto se ha helado y se ha deshidratado, lo que, por sí solo, ya supondrá una merma en la producción. Pero, los olivareros temen que, además,  la aceituna se caiga antes de poder entrar en las parcelas para su recogida.

No obstante, lo que más preocupa es el riesgo de que haya olivos que se terminen helando. En este caso, se tendrían que cortar por la cruz y esperar a que se regeneraran, pero no volverían a dar producción hasta pasados un mínimo de cuatro años. ASAJA Toledo recuerda que este supuesto no está cubierto por el seguro agrario en el caso de plantaciones ya asentadas, tan solo se contemplan indemnizaciones en plantones jóvenes.

El otro sector más perjudicado es el ganadero. La granjas extensivas tendrán que asumir mayores costes por la alimentación a base de piensos ante la falta de pastos, mientras que muchos ganaderos han tenido problemas de abastecimiento de pienso y, a día de hoy, sigue habiendo muchas dificultades para entrar en las explotaciones. A esto hay que añadir el hundimiento de establos y otras instalaciones, destrozando, en algunos casos, maquinaria y aperos, y en los más graves, ha atrapado al ganado dentro.

DAÑOS EN INSTALACIONES, INFRAESTRUCTURAS DE REGADÍO, SIEMBRAS Y FRUTOS SECOS

En la petición de zona catastrófica se recuerda que el  temporal también ha afectado al resto de producciones, como a plantaciones de frutos secos, con caída de ramas por el peso de la nieve. Por otro lado, la persistencia del hielo podría perjudicar al cereal, aunque hasta dentro de un mes no se comprobará si las siembras se recuperan y siguen su proceso vegetativo.

En cuanto al viñedo, aunque el cultivo está en descanso vegetativo, las cepas en vaso podrían helarse como consecuencia de la prolongación en el tiempo de las bajas temperaturas.

Aparte de los daños en los cultivos, los agricultores y ganaderos estás sufriendo importantes pérdidas por la caída de naves, que están afectando, además, a animales, maquinaria, etc. En este sentido, ASAJA Toledo pide a los ayuntamientos que exoneren a los afectados de los impuestos y gravámenes municipales que tendrían que pagar para levantar nuevas instalaciones.

También se han visto dañadas las instalaciones eléctricas de fincas, con caída de postes de luz y se aconseja vaciar los circuitos de las infraestructuras de regadío para prevenir averías por heladas.