Feragua ha exigido a la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir que tramite como obras de emergencia las actuaciones de mejora y reparación necesarias en dos embalses que ahora mismo se encuentran al 9% y 12% de su capacidad respectivamente y que amenazan con impedir el riego de sus respectivas zonas regables en la próxima campaña. Se trata de los embalses de Torre del Águila, en Utrera, y de Puebla de Cazalla, que abastecen a los regantes de Torre del Aguila y los del rio Córbones.

En el caso de la primera, resulta urgente la puesta en marcha de la conexión al embalse del Canal del Bajo Guadalquivir, obras que sufrieron actos vandálicos que la dejaron inoperativa: la campaña depende de esta obra. En el caso de de Puebla de Cazalla, es necesario y urgente acometer la sustitución de las válvulas de desagüe para poder regular los bajos caudales disponibles. Igualmente, sin esta obra, la campaña de riego se presenta con terribles perspectivas para los regantes de ambas zonas.

En ambos casos se trata de obras de pequeña cuantía -no suman más de 500.000 euros conjuntamente-, pero muy urgentes, pues deben estar finalizadas antes de mayo, inicio de la campaña de riego. De ello depende la actividad de más de 500 regantes. De ahí que Feragua solicite su tramitación y ejecución como obras de emergencia.