La Federación de Asociaciones de Mujeres Rurales, Fademur Castilla-La Mancha, quiere destacar que en la Orden de Incorporación de Jóvenes al campo se ha multiplicado por tres en un solo año el número de explotaciones de titularidad compartida. De  las 1.800 incorporaciones, 487 corresponden a mujeres, y, concretamente, 72 son de titularidad compartida. Es más que destacable esta proporción que manifesta a las claras la situación que viven las pequeñas explotaciones familiares y le da pistas de hacia dónde deberían de encaminarse las políticas agrarias.

Desde Fademur Castilla-La Mancha se ha apostado mucho por la titularidad compartida; porque es un elemento clave para visibilizar el trabajo de la mujer en el entorno rural. Normativas como esta Orden de Incorporación facilitan que muchas mujeres se den de alta y participen en el mercado laboral de manera activa y visible.

Con ayudas y normativas como esta, con un presupuesto adecuado y la incentivación adecuada muchas mujeres ven la opción de darse de alta en la Seguridad Social, cotizar y seguir prestando su servicio en agricultura y ganadería. Desde Fademur Castilla-La Mancha insisten en que esta herramienta iría eliminando la economía sumergida.

Según Elisa Fernández, presidenta de Fademur CLM, “las mujeres seguirán trabajando  en el campo y es muy importante que las distintas administraciones pongan presupuesto encima de la mesa para ayudar a que ese trabajo sea visible, con cotización a la Seguridad social y garantizar así la igualdad “.

Casi 500 mujeres jóvenes quieren poner en marcha sus proyectos, pero necesitan ayudas

Estas medidas ya las ha reclamado la Federación de Mujeres Rurales de Castilla-La Mancha en más de una ocasión pues “si tuviesen algún tipo de ayuda económica, como por ejemplo mejoras en la cotización a Seguridad Social, creación de cupones familiares o reducciones, muchas mujeres se darían de alta en régimen de Titularidad Compartida independientemente de su edad”. Fernández ha argumentado que “estas personas se quedan en los pueblos y fijan población en el medio rural”.

Hay que recordar la apuesta del Gobierno de Castilla-La Mancha en sacar adelante esta orden con un incremento de 22 a 50 millones de euros para atender a los jóvenes que quieren ser agricultores y ganaderos cumpliendo los requisitos correspondientes. Pero Fademur CLM destaca que casi 500 mujeres jóvenes quieren poner en marcha sus proyectos. Elisa Fernández ha afirmado que es fundamental implementar medidas para el desarrollo sostenible del medio rural. En concreto, el fomento de la actividad económica es una de ellas y con las nuevas incorporaciones se podrían dar los pasos iniciales en este sentido.

Porque según Fademur Castilla-La Mancha provocaría una mejora de su bienestar, crearía empleo y redundaría en el beneficio de los pequeños pueblos de la región. Estas medidas son clave para el mantenimiento de puestos de trabajo en un sector tan importante como el agrícola y ganadero, que necesita relevo generacional.

La Federación de Asociaciones de Mujeres Rurales, Fademur de Castilla-La Mancha, recuerda que el objetivo de la figura de titularidad compartida va más allá de una regulación de efectos administrativos. Es importante la puesta en marcha de programas de formación y planes de conciliación específicos para la singularidad del medio rural.  Todo ello orientado a que las nuevas incorporaciones de mujeres y los nuevos planes de titularidad compartida redunden en una igualdad efectiva y real.

Fademur Castilla-La Mancha recuerda finalmente que la titularidad no es sino la promoción de la acción positiva que dé visibilidad a las mujeres para que ejerzan y disfruten de todos los derechos derivados de su trabajo en las explotaciones agrícolas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here