Tras el aviso de Andalucía, ahora es Extremadura la que se planta ante la reforma de la PAC y el proyecto de Plan Estratégico Nacionaldel Ministerio. Por ello, tras denunciar que la propuesta de regionalización los productores extremeños van a perder 104 millones de € en las 1,76 millones de hectáreas discriminadas, desde La Unión de Extremadura anuncian su intención de crear una plataforma de defensa de los intereses de agricultores y ganaderos contra esta discriminación juntocon el resto de organizaciones agrarias.

El Ministerio de Agricultura ha hecho pública la propuesta de la ubicación de las 20 regiones de producción que serán la base para establecer las ayudas por hectárea en la nueva reforma de la PAC y que será remitida antes del 31 de diciembre de 2021 a la Comisión Europea para su ratificación.

En teoría, todas las zonas productoras de España que tengan una misma capacidad productiva debería tener la misma región de producción y las de mayor producción se les debería adjudicar una región de producción más elevada que las de menor capacidad productiva.

Según la propuesta del Ministerio, la totalidad de la superficie de pastos se Extremadura se les va a adjudicar las regiones 103 y 203, las de menor importe de toda España, para tener una idea de la discriminación:

  • Pastos: Una hectárea de pastos en Zaragoza (por ejemplo) va a recibir una ayuda media de 47 € más de ayuda básica a la renta.
  • Olivar: Una hectárea de olivar en Córdoba (similar en producción) va a recibir una ayuda media de 227 € más de ayuda básica a la renta que la misma superficie de olivos en Tierra de Barros.
  • Secano: Una hectárea de cereal de secano en Barcelona va a recibir una ayuda de 97 € más que la misma superficie en La Campiña Sur de Extremadura.

Solamente en estos sectores que afectan a una 1,76 millones de hectáreas y a más de 40.000 beneficiarios, Extremadura va a perder anualmente solo en el importe de ayuda básica a la renta la cantidad de 104 millones de € comparado con lo que deberíamos de percibir si se nos ubicase en regiones de producción con arreglo a las características de producción de nuestras explotaciones.

Por ello, la Unión Extremadura va a remitir este estudio económico realizado, a los distintos ayuntamientos de las zonas afectadas para que se debata y apruebe en los plenos de las mismos resoluciones que reivindiquen la no discriminación de los productores extremeños.

Así mismo, van a remitir una invitación al resto de representantes de asociaciones y organizaciones agrarias a fin de crear una plataforma de defensa de los intereses de agricultores y ganaderos contra esta discriminación, que puede tener un coste de 104 millones de euros, que tiene previsto aprobar el Ministerio con el voto a favor desde la administración regional.