La Junta de Extremadura pretende convertir a la región en un referente en la conservación y protección del medio natural, un ejemplo modélico de economía verde y circular, promocionando la certificación de la gestión forestal de sus dehesas y productos.

Extremadura es una región con un gran patrimonio medioambiental, que se encuentra en un buen estado de conservación. Desde la Junta de Extremadura se está trabajando en un proyecto colectivo llamado ‘Red Municipal de Participación y Concienciación Social” sobre la economía verde y el patrimonio natural perteneciente a la Estrategia “Extremadura 2030”, cuya misión es convertir a la comunidad autónoma extremeña en un referente en protección del medio natural, en economía verde y circular en 2030.

Los sistemas de certificación forestal desempeñan un papel fundamental en el manejo y puesta en valor de estos ecosistemas

Dentro de esta estrategia se encuentra la promoción de la certificación forestal de las dehesas y de sus productos derivados. Las dehesas representan uno de los sistemas ecológicos más importantes de la región, tanto por la superficie que ocupan como por su fuente de economía. Entendiendo la dehesa más allá de los productos que genera, ésta proporciona un importante medio de vida y sustento para la población rural que alberga. Con respecto a la sostenibilidad, la certificación es clave en el acceso al mercado de productos forestales, ya que es la única manera de garantizar al consumidor que el producto que está adquiriendo se ha obtenido y producido de forma económica, social y ambientalmente sostenible.

Por esta razón, los sistemas de certificación forestal desempeñan un papel fundamental en el manejo y puesta en valor de estos ecosistemas, ayudando no solo a la conservación de sus recursos, sino contribuyendo también a la puesta en valor de los recursos económicos que genera. Actualmente Extremadura cuenta con poca superficie de terreno certificado, siendo la mayoría de montes públicos.

A través de este proyecto se pretende impulsar que los propietarios se certifiquen, y de ese modo mejorar a Extremadura en lo que se refiere a gestión forestal sostenible, equiparándose a otras comunidades autónomas referentes en gestión sostenible. En estas jornadas se abordan temas como los sistemas de certificación forestal, el plan de gestión, los pasos para certificar una dehesa y los productos que en ella se generan así como las ventajas de la certificación forestal. Una de las labores más importante del proyecto es la difusión de la certificación por la mayoría de los municipios con dehesa de la geografía extremeña.

Este año se realizarán 35 jornadas, en las que se formará a los propietarios y transformadores de productos sobre la certificación, como se implanta y cuáles son sus beneficios. Los municipios de Monesterio, Jerez de los Caballeros, Mérida, Navalvillar de Pela, Barcarrota, Carmonita, Aliseda, Salvaléon y Alburquerque han sido escenarios de las jornadas, que próximamente se celebrarán en Monterrubio de la Serena, Puebla de Obando, Segura de León y Herrera del Duque, entre otros.  Este proyecto es coordinado por la Asociación de Universidades Populares de Extremadura (AUPEX) y ejecutado por la consultora ambiental extremeña GREENFIGHT, cuya financiación es a cargo de fondos europeos FEDER.

La Asociación de Gestores de Dehesas de Extremadura que colabora en este proyecto ha señalado que «es imprescindible la sostenibilidad de la dehesa a través de una gestión adecuada y eficaz para lograr detener el retroceso de los últimos años. La Gestión Forestal Sostenible pretende un equilibrio entre los beneficios sociales, económicos y ambientales de los montes. Es un compromiso de toda la sociedad”,  aseveran. A su vez desde esta organización de la dehesa han mostrado su apoyo y solidaridad con el país vecino de Portugal que estos días vive momentos muy difíciles a causa de un incendio forestal de gran magnitud.

La Dehesa: eje de la estrategia de economía verde «Extremadura 2030»

La Dehesa es uno de los pilares del modelo de economía verde y circular que se pretende implementar y desarrollar en la comunidad autónoma de Extremadura. La región extremeña es la capital mundial de la Dehesa, al menos por el número de hectáreas que atesora, la primera en relación a las otras comunidades españolas que además de la extremeña, también disponen de un buen número de territorio que puede clasificarse bajo la denominación de dehesa.

“Extremadura 2030” pretende emprender un proyecto para poner en valor todo el potencial social, cultural, medioambiental, económico de la dehesa extremeña, creando redes de dehesas singulares extremeñas tanto públicas como privadas, elaborando programas de formación en la gestión sostenible de las dehesas, diseñando herramientas de certificación sostenibles de estos terrenos y promocionando su uso. A su vez se pretende aprobar una ley de dehesa extremeña, y un catálogo público de dehesas a nivel regional. Entre dichas acciones de esta estrategia se encuadra la declaración de la Dehesa como paisaje cultural de la Humanidad por parte de la UNESCO.

España tiene entre tres millones y medio y cinco millones de hectáreas de dehesa, de las cuales la mayor parte se encuentran en Extremadura, un total  de 1,3 millones de hectáreas, más del 35% del total español, lo que supone un 40% de la superficie territorial extremeña.